Juan Manuel Cafferata: “En Saisoku conseguimos hacer piezas más livianas a mitad de precio”

Juan Manuel Cafferata: “En Saisoku conseguimos hacer piezas más livianas a mitad de precio”

Estudió ingeniería industrial y el día que descubrió su pasión por los cuatriciclos y los UTV, empezó a fabricar distintos componente. Hoy su empresa lidera el mercado y se expande: en breve prepara el lanzamiento de separadores de ruedas para camionetas 4×4 y autos de calle.

El día que Juan Manuel se animó a domar las olas de arena en la Frontera, en el norte pinamarense, su vida cambió para siempre. Subir y bajar los médanos en este rincón soñado de la costa argentina, es una pasión que comparten muchas personas. De hecho, en los últimos años, son varias las marcas de autos que eligieron este lugar para realizar los test drivers de sus nuevos modelos de camionetas 4×4.

Saisoku

Ingenio. Una de las claves para que su empresa lidere el mercado fue pensar nuevos diseños que mejoren las piezas que ya existían sin perder resistencia y calidad.

Pero para los adolescentes, jóvenes, y adultos; amantes del salto y la adrenalina, este sitio se convirtió en un “punto de encuentro” para mostrar sus habilidades a bordo de un cuatro ruedas. Y esto fue lo que le pasó al dueño de Saisoku, una empresa argentina que fabrica y comercializa accesorios para cuatriciclos, motos, UTV, y camionetas. Situada en la ciudad de Avellaneda, el sur de la provincia de Buenos Aires, a diez minutos del Puente Pueyrredón; desde hace varios se convirtió en la marca número uno y líder del país.

¿Cómo la pasión por las motos pudo crear algo tan fantástico? Detrás de todo misterio, siempre hay un argentino con alma de inventor, creativo y apasionado. Y este es el caso de Juan Manuel Cafferata (44). Nació en el otoño de 1979 en CABA, pero se crio en el barrio de Lanús, a pocas cuadras de la Fortaleza Granate. Cuando terminó el colegio secundario, decidió estudiar ingeniería industrial, primero en la UADE y después en la Universidad de Lomas de Zamora.

En paralelo, para poder pagar sus estudios, comenzó a trabajar en una fábrica metalúrgica donde aprendió todo sobre la nobleza de los metales. Y mientras combinaba trabajo y parciales, en el año 2004 aceptó la invitación de un amigo para irse unos días a la costa argentina. Y ahí, en las dunas de arena en La Frontera, Juan Manuel descubrió la pasión y quedó enamorado del rugido de los motores en los médanos. Cuando volvió de aquella aventura, tomó la decisión de comprarse un Yamaha 250, su primer cuatriciclo. Claro que para que la máquina pueda recorrer los médanos a gusto y piacere, cada piloto le pone su impronta y hace sus modificaciones.

Saisoku

El sueño del pibe. Su experiencia en la metalúrgica, sumado a sus estudios de ingeniería, le sirvieron para ser un maestro de la creación.

Cuando comencé a andar, no me gustaba el posa pie que traía, me resultaba incómodo y pesado. Busqué en distintas casas que vendían accesorios para motos y me ofrecían dos opciones: el nacional que no me gustaba o el importado que era muy caro. ¿Cómo lo resolví? ¡Me puse a fabricarlos yo!”, dice Juan Manuel en el inicio de la nota y agrega: “Hice un curso de soldadura, compré los caños de aluminio y me armé el repuesto como yo quería”. Su experiencia en la metalúrgica, sumado a sus estudios de ingeniería, lo convirtieron en un maestro en la creación de accesorios.

Y su invento, fue un éxito total. Todos comenzaron a preguntarle dónde había comprado esos accesorios y cuando él les confesaba que “los había fabricado”, le pidieron que hiciera más. El negocio comenzó a crecer y el primer año las ventas superaban a la producción. Ahí decidió armar Saisoku y hace quince años que se posiciona en el mercado como la firma más importante del rubro. ¿El secreto de su éxito?, así lo explica Cafferata: “Conseguí hacer piezas más livianas, igual de resistentes y por la mitad del precio de las importadas”.

-¿Haber estudiado ingeniería le ayudó a darse mañana para poder construir una pieza o un repuesto?

-Sí, fue clave. También ayudo el hecho de que estuviera trabajando en una metalúrgica: fue la combinación perfecta. Por ejemplo, a la primera pieza le bajé un 30 por ciento del peso solo con el diseño. Y eso claramente es algo que lo aprendés en la carrera.

Saisoku

Su primer logro. Juan Manuel posa con un separador de ruedas, una de las primeras piezas que inventó. En breve lanza al mercado las que son para camionetas y autos.

-¿Por qué Saisoku, qué significa el nombre?

-Arranco por el final. Saisoku es una palabra japonesa y significa “El que más rápido anda”. Me puse a buscar en Internet palabras sueltas y me gustó la magia del significado porque justamente es lo que yo estaba haciendo: diseñando piezas para que los vehículos pudieran ser más cómodos y andar más rápido.

-¿Cómo siguió?

-Lo segundo que hicimos, después de ir a una carrera de motos en Roque Pérez, fue inventar un nuevo separador de ruedas. Gustó tanto que ahora decidimos diseñar unos para camionetas y autos.

Saisoku

El que más rápido anda”. Eso es lo que significa Saisoku. Fabrican y comercializan accesorios para cuatriciclos, motos, UTV, camionetas, y autos de calle.

-En un país dónde se cambian tanto las reglas de juego: ¿es arriesgado apostar a fabricar nuevos productos?

-Siempre es complicado y te genera mucha incertidumbre. Pero como dice el refrán: “El que no arriesga, no gana”. Nuestro éxito o valor agregado es que conseguimos un producto de mejor calidad, somos competitivos con el precio, y nos ocupamos del servicio post venta. Siempre le agregamos algo para solucionarle la vida al cliente.

-¿Qué ejemplo nos puede dar?

-Cuando sacamos al mercado el separador de ruedas, le sumamos una llave combinada para poder aflojar las tuercas y decidimos regalarla. Esto hizo que muchos nos elijan porque saben que con nosotros tienen un plus.

-¿Cuánto tardó en posicionar Saisoku?

-Fue instantáneo. Decidimos salir con un precio que era un poco menos de la mitad de nuestros competidores y en un año teníamos más pedidos que producción. Tuvimos que cambiar mucho las formas y las maneras de hacer las cosas, pero nos fuimos adaptando a las exigencias. Hoy somos una marca nacional sinónimo de excelencia y calidad.

-¿Siguen siendo los más económicos?

-Sí, lo que le sorprende a muchos es cómo tenemos esos precios con la misma calidad de productos. La respuesta está en que decidimos no expandirnos tanto, cuidar cada detalle, y tener lo mínimo que se necesita para poder funcionar. Esto nos permite, en momentos de crisis como el que estamos atravesando, ganar mucho mercado.

Saisoku

Polirrubro. En los 15 años que lleva la firma, consiguieron adaptarse a las necesidades del mercado y hoy ofrecen una gran variedad de productos.

-¿Además de las motos y los cuatriciclos, piensan extenderse en otro rubro?

-Sí, nos vamos a meter con todo lo referido a los UTV, una especie de arenero moderno que hoy está en auge. Son vehículos más grandes que pueden llevar dos, tres, hasta seis personas. A las coronas de aluminio y elevadores de manubrios que hacemos para los cuatriciclos, le vamos a sumar: separadores de ruedas y techos para UTV.

-¿Pudieron vender al exterior, el sueño de toda empresa?

-Sí, cuando la marca tuvo presencia en las competiciones de motos más importantes del país, se acercó gente de Chile, Bolivia y Uruguay. Para ellos, por el cambio dólar, es mucho más barato comprar acá que en China.

Saisoku

Presencia en carreras. Desde hace varios años, la firma tiene su propio stand en las carreras más importantes del país. Esto le sirvió para atraer clientes del extranjero.

-¿Hoy es más caro fabricar en China que en Argentina?

-El precio, en la misma calidad, es similar. El tema son todos los trastornos que te genera importar. Si ponés costo-beneficio: mejor es hacerlas acá.

-¿Cuál fue la mayor satisfacción que tuvo en un evento, una carrera?

-¡Ser uno de los sponsors de Marcos y Alejandro Patronelli! Arranqué como proveedor de su negocio de motos en Las Flores y después los acompañé en su travesía por el Dakar.

-¡Les trajo suerte!

-¡Sí! ¡Entre los dos, ganaron cinco veces el Rally: tres veces Marcos y dos Alejandro!

Saisoku

Amigo de dos leyendas. Uno de los grandes gustos que se dio Juan Manuel: ser sponsor de los hermanos Marcos y Alejandro Patronelli. Entre los dos, ganaron cinco veces el Rally Dakar.

-Para terminar: ¿cuál va a ser el próximo lanzamiento?

-Los separadores de ruedas para camionetas. En breve vamos a hacer la preventa y por la aceptación que tuvimos, creemos que nos vamos a quedar sin stock muy rápido. Y la vedette de este año serán los separadores de autos de calle. Es un producto que se va a vender mucho y nos va a permitir insertarnos en un mercado mucho más masivo.

-¿Cuál es el balance que podría hacer de estos quince años?

-Que nadie te regala nada, que todo cuesta inversión, horas de trabajo, y mucho sacrificio. Pero al final del camino, si haces las cosas bien, los resultados llegan. Cuando haces buenos productos y le cuidas el bolsillo a la gente, no falla.

Para más información: www.saisoku.com.ar

Instagram: @saisokuatv

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *