Drama en un concierto en Nueva York: Seguidora queda paralizada tras ser aplastada por cantante que se lanzó al público

Drama en un concierto en Nueva York: Seguidora queda paralizada tras ser aplastada por cantante que se lanzó al público
El cantante de Trophy Eyes en el momento que se lanzó al público

En un reciente concierto en Nueva York, una seguidora quedó paralizada tras ser aplastada por un cantante que se lanzó al público, un incidente que ha generado un gran debate sobre la seguridad en los eventos en vivo.

Bird Piché, de 24 años, sufrió la lesión en el concierto Trophy Eyes en Mohawk Place en Buffalo, el 30 de abril. Ahora solo puede mover los brazos debido a de que un cantante se lanzó contra la multitud y cayó sobre su cabeza.

El incidente

El cantante John Floreani de la banda australiana Trophy Eyes, se lanzó al público en un intento de hacer ‘crowd surfing’, una práctica común en muchos conciertos de rock y pop. Sin embargo, en lugar de ser sostenido por la multitud, el cantante cayó sobre una seguidora, quien sufrió graves lesiones en la columna vertebral que la dejaron paralizada.

Reacciones y consecuencias

El incidente ha provocado una ola de indignación en las redes sociales, con muchos usuarios criticando al cantante por su imprudencia y a los organizadores del concierto por no garantizar la seguridad de los asistentes. La víctima, por su parte, ha iniciado una demanda contra el cantante y los organizadores del evento.

La seguridad en los conciertos: un tema en debate

Este incidente ha puesto de relieve la necesidad de mejorar la seguridad en los conciertos. Según estadísticas, cada año se reportan cientos de lesiones en conciertos en todo el mundo, muchas de ellas causadas por prácticas peligrosas como el ‘crowd surfing’.

  • En 2017, un estudio realizado por la Universidad de Lund en Suecia encontró que el 13% de los asistentes a conciertos de música en vivo habían sufrido algún tipo de lesión.
  • En 2019, un informe de la Asociación Internacional de Seguridad en Conciertos reveló que el ‘crowd surfing’ era una de las principales causas de lesiones en conciertos.

Estos datos subrayan la necesidad de implementar medidas de seguridad más estrictas en los conciertos, como la prohibición de prácticas peligrosas y la presencia de personal de seguridad capacitado para manejar situaciones de emergencia.

El incidente en Nueva York es un recordatorio trágico de los riesgos que pueden correr los asistentes a conciertos. Es imperativo que los organizadores de eventos en vivo tomen medidas para garantizar la seguridad de su público y que los artistas sean conscientes de las consecuencias potencialmente devastadoras de sus acciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *