Emiten alerta por baja calidad del aire en partes de NY debido a partículas de los fuegos artificiales

Nueva York — Las regiones metropolitanas de la Ciudad de Nueva York y Long Island se encuentran el miércoles bajo una alerta de mala calidad del aire, anunció el comisionado del Departamento de Conservación Ambiental (DEC) del estado de Nueva York, Basil Seggos, y el comisionado del Departamento de Salud del estado (DOH), Dr. James McDonald.

La alerta por la mala calidad del aire se emitió para el miércoles 5 de julio de 11:00 a. m. a 11:00 p. m. Las regiones bajo esta alerta son: el área metropolitana de la Ciudad de Nueva York, que incluye los 5 condados, Rockland y Westchester y Long Island, que incluye los condados de Nassau y Suffolk.

La razón es porque se registraron niveles elevados de contaminación por partículas finas (PM2.5) principalmente debido a los fuegos artificiales que causaron picos temporales de PM2.5, no a los incendios forestales canadienses.

El DEC y el DOH emiten avisos de salud sobre la calidad del aire cuando los meteorólogos del DEC predicen niveles de contaminación, ya sea ozono o partículas finas (PM2.5), que se espera que excedan un valor del índice de calidad del aire (AQI) de 100. El AQI se creó como una manera fácil para correlacionar los niveles de diferentes contaminantes en una escala, con un valor AQI más alto que indica un mayor problema de salud.

OZONO

El calor del verano puede conducir a la formación de ozono a nivel del suelo, un componente importante del smog fotoquímico. Los gases de escape de los automóviles y las fuentes de emisión fuera del estado son las principales fuentes de ozono a nivel del suelo y son los problemas de contaminación del aire más graves en el noreste. Este contaminante superficial no debe confundirse con la capa protectora de ozono en la atmósfera superior.

El ozono y el PM2.5 son dos contaminantes diferentes que se forman de diferentes maneras: el PM2.5 a menudo se produce directamente como humo de incendios forestales y otras fuentes de partículas pequeñas emitidas al aire.

El ozono no es una emisión directa y se produce indirectamente cuando la luz solar reacciona químicamente con los óxidos de nitrógeno (NOx) y los compuestos orgánicos volátiles (COV) de los gases de escape de los automóviles y las emisiones industriales. El ozono alto no es tan visible como el PM2.5 porque es un gas incoloro, pero producirá cielos nublados y reducirá la visibilidad en altas concentraciones.

Las personas, especialmente los niños pequeños, los que hacen ejercicio al aire libre, los que realizan trabajos intensos al aire libre y los que tienen enfermedades respiratorias (como asma) deben considerar limitar la actividad física extenuante al aire libre cuando los niveles de ozono son más altos (generalmente de la tarde a la noche). Cuando los niveles de ozono en el exterior son elevados, ir al interior generalmente reducirá su exposición. Las personas que experimentan síntomas como dificultad para respirar, dolor en el pecho o tos deben considerar consultar a su médico.

Los niveles de ozono generalmente disminuyen durante la noche y se pueden minimizar durante el día mediante la reducción de los viajes en automóvil y el uso del transporte público cuando esté disponible.

PARTICULAS FINAS

Las partículas finas consisten en pequeñas partículas sólidas o gotas líquidas en el aire que tienen un diámetro de 2,5 micrones o menos. PM 2.5 puede estar compuesto por muchos tipos diferentes de partículas y, a menudo, proviene de procesos que involucran combustión (por ejemplo, escape de vehículos, centrales eléctricas e incendios) y de reacciones químicas en la atmósfera.

La exposición puede causar efectos en la salud a corto plazo, como irritación de los ojos, la nariz y la garganta, tos, estornudos, secreción nasal y dificultad para respirar. La exposición a niveles elevados de partículas finas también puede empeorar condiciones médicas como asma y enfermedades del corazón. Las personas con problemas cardíacos o respiratorios, los niños y los ancianos pueden ser especialmente sensibles a las PM 2.5.

Cuando los niveles al aire libre son elevados, entrar en el interior puede reducir la exposición. Si hay fuentes internas significativas de PM 2.5 (tabaco, humo de velas o incienso, o vapores de la cocina), los niveles en el interior no pueden ser más bajos que en el exterior. Algunas formas de reducir la exposición son minimizar las fuentes exteriores e interiores y evitar actividades extenuantes en áreas donde las concentraciones de partículas finas son altas.

MEDIDAS DE PRECAUCIÓN

También se insta a los neoyorquinos a tomar las siguientes medidas para ahorrar energía y reducir la contaminación:

Utilizar el transporte público o compartir vehículos en lugar de conducir, ya que las emisiones de los automóviles representan alrededor del 60 por ciento de la contaminación en nuestras ciudades.

Conservar combustible y reducir las emisiones de gases de escape combinando los viajes necesarios en vehículos motorizados.

Apagar todas las luces y aparatos eléctricos en áreas desocupadas.

Uso de ventiladores para hacer circular el aire. Si es necesario el aire acondicionado, ajuste los termostatos a 78 grados.

Cierre las persianas y cortinas para limitar la acumulación de calor y preservar el aire fresco.

Limitar el uso de electrodomésticos. Si es necesario, haga funcionar los aparatos en horas de menor actividad (después de las 7:00 p. m.). Estos incluirían lavavajillas, secadoras, bombas de piscina y calentadores de agua.

Configurar los refrigeradores y congeladores a temperaturas más eficientes.

Comprar e instalar iluminación y electrodomésticos de bajo consumo con la etiqueta Energy Star.

Reducir o eliminar la quema al aire libre e intente minimizar las fuentes interiores de PM 2.5, como fumar.

El DEC ha establecido una línea directa gratuita sobre la calidad del aire (1-800-535-1345) para mantener informados a los neoyorquinos sobre la situación más reciente de la calidad del aire.

Deje su comentario