Sergio Oviedo: “Fui tan afortunado en el periodismo que mi primera clase de golf me la dio Roberto De Vicenzo”

Sergio Oviedo: “Fui tan afortunado en el periodismo que mi primera clase de golf me la dio Roberto De Vicenzo”
De periodista a empresario. Después de 20 años trabajando en los medios, fundó El Rito Entertainment Group, su propia empresa.

Durante más de 20 años trabajó en revista GENTE realizando distintas notas y coberturas periodísticas que bien podrían ser contadas en una serie para Netflix. Por su capacidad se ganó la confianza y el cariño de Diego Maradona y Lionel Messi, con quienes compartió decenas de viajes e historias. Hoy junto a dos socios acaba de fundar El Rito Entertainment Group, una productora de eventos musicales y deportivos.

Sergio Oviedo

Cuando aceptó el desafío de realizar el Cruce de Los Andes, ida y vuelta desde San Juan hasta Chile a lomo de mula durante veinte días; la única experiencia que Sergio Oviedo (46) había tenido arriba de un animal fue a los seis años cuando junto a un grupo de amigos decidió alquilar un carro y un caballo para juntar botellas en Villa Diamante, localidad en Lanús Oeste donde nació y se crio juntó a Ricardo y Alicia -sus papás-, y a sus cuatro hermanos: Verena, Silavana, Anabella y Mauro.

Pero lo que Sergio entendió en aquella travesía periodística, una cobertura para revista GENTE en el año 2004, era que una cosa era subirse arriba del lomo de un equino para tirar de un carro por calles asfaltadas, y otra muy distinta hacerlo para imitar la gesta sanmartiniana en medio de las montañas. “¡Fue una locura! -rememora hoy y sigue- Estaba cubriendo la temporada de verano en Punta del Este para la revista y tuve que volver a Buenos Aires para trabajar en la tragedia de Cromañón. Cuando terminaron esas notas llenas de dolor, uno de los directores me propuso viajar para hacer el Cruce de San Martín. Nunca imaginé que aquella nota iba a ser tan dura, tan emotiva…”.

El Cruce de Los Andes. En el año 2004 viajó desde San Juan hasta Chile durante 20 días a lomo de mula. En la foto, junto al entonces gobernador José Luis Gioja y su compañero y amigo en la travesía, el fotógrafo Fabián Uset.

Aquella experiencia periodística se convirtió en uno de los hitos históricos que hoy Sergio atesora en su mente y en su corazón. Pero lo increíble fue todo lo que siguió en su carrera. Entre cientos de coberturas se destacan: 40 días en el Mundial de Alemania en 2010, otras cinco semanas en el de Sudáfrica de 2014 (los dos para revista GENTE), y la misma cantidad de días en el Mundial de Brasil 2018 como productor periodístico para el canal de Noticias TN. En el medio construyó una relación con Lionel Messi con quién trabajó durante dos años, y otra con Diego Maradona a quien acompañó durante seis primaveras.

El día que gambeteó a Francescoli. En las playas de Villa Gesell, jugando un partido solidario junto a decenas de estrellas del fútbol.

Tuve la suerte de trabajar y compartir cenas y almuerzos con dos de los máximos ídolos de la historia del deporte de argentina… un mimo para el alma, algo que muchísimos periodistas del mundo desean. Yo vine de la miseria extrema. De usar durante varios meses las zapatillas con agujeros que había encontrado en un canasto de basura, a estar en hoteles cinco estrellas al lado de los deportistas que marcaron la historia de nuestro deporte y emocionaron a millones de argentinos. ¿Cómo hice para llegar? No podría darte una respuesta porque fue una combinación de cosas que sucedieron en mi vida. Pero la más importante, esa que me gustaría dejarle a mis hijos, es que cuando tenés ganas de triunfar, no importa de dónde venís. Lo que sirve en la vida es a dónde querés llegar”, confiesa el periodista dueño de cientos de historias y secretos que tranquilamente podrían ser contadas en una serie en Netflix.

“Porque esto es África”, cantó Shakira en la apertura de aquel Mundial del 2014 en el que Diego Maradona fue el técnico de la Selección y en donde Sergio Cubrió su segundo Mundial.

Todo terreno. Además de 21 años en revista GENTE, Oviedo trabajó en diario Clarín (en las secciones de política y deportes), fue productor para el canal de noticias TN y en ESPN, y jefe de prensa en la productora de eventos Imagen Deportiva de Guillermo Marín y con Matías Morla el abogado de Diego Maradona. Escribió y produjo decenas de suplementos de turismo de Argentina y Uruguay, también realizó distintos eventos deportivos de espectáculos en municipios y gobernaciones. Una de sus ideas más geniales fue conseguir que los Campeones del 86 vuelvan a jugar al fútbol treinta años después de haber logrado aquella histórica hazaña en el estadio Azteca.

La vuelta al barrio. Una de las notas que Ricardo Montaner más disfrutó en su vida. La vuelta a Valentín Alsina, lugar donde nacieron los dos: el músico y el periodista.

Es difícil ver o leer una nota de un periodista que no esté en boca de todos por alguna cobertura inmediata y trascendental. Pero dos cosas hicieron que Sergio Oviedo amerite esta nota. La primera, su cuenta en Instagram (sergiooviedopress), en donde se destacan sus vivencias con Lionel Messi, Diego Maradona, Gustavo Cerati, Roger Water, Mick Jager, Charly García, Chayanne, Ricardo Montaner, Emanuel Ginóbili, Roberto De Vicenzo, o Guillermo Vilas; entre otros.

La segunda, por ahí la más importante, es la creación de El Rito Entertainment Group, productora que llega con una novedad: en sus oficinas quiere incluir una discográfica en la que además de producir nuevos artistas, también tenga una radio para que las nuevas generaciones de periodistas encuentren un lugar para mostrar su talento: “La pandemia marcó un antes y un después en la vida de millones de argentinos. Hoy la mayoría de los cantantes que salieron a escena para hacer trap o RKT, crearon esas obras en las computadoras de sus casas. En algunos casos, como el de L’Gante, pudieron dar un salto de calidad. Pero hay otros, por cuestiones de presupuesto, no encontraron un productor que los ayude y renunciaron a sus sueños. En nuestra empresa tenemos el talento y los recursos para que puedan llegar”, asegura.

Juan Rak. Tiene 48 años y es especialista en el desarrollo de empresas y nuevos negocios. Catalogado entre sus pares como “genio de las finanzas”, es el dueño del estudio contable RGT Consultores en donde manejan y asesoran a más de cien empresas del país y del exterior.

Hace dos años, en medio de la pandemia, Editorial Atlántida redujo sus empleados al 20 por ciento y 8 de cada 10 fueron despedidos. Ahí fue cuando Sergio le dijo adiós a un trabajo de muchos años y decidió reinventarse. A los pocos meses se convirtió en uno de los asesores de prensa más destacados y prestigiosos del país y aunque tuvo decenas de ofertas para irse a trabajar y a vivir a Miami, Santiago de Chile o Madrid; el amor por sus cuatro hijos –Matías (22 periodista recibido en TEA), Nicolás (21), Julieta (15), y Amelie (8)-; terminaron inclinando la balanza para que se quedara en la argentina.

Socios de una ilusión. Junto a Matías Alejandro Deltoro García y Juan Rak, sus compañeros de proyecto en El Rito. “Somos Los Tres Mosqueteros modernos, cada uno con su capa de Superhéroe”, confiesa Sergio.

Hoy junto a sus dos socios Matías Alejandro Deltoro García (30) y Juan Rak (48); arranca este sueño de ser los fundadores de El Rito, su propia productora, una empresa dedicada al marketing y al asesoramiento de eventos deportivos, artísticos y corporativos, en la que también se les brindará ayuda a empresas y a distintos emprendedores. La meta es llegar a transformarse en pocos meses en una especie de “unicornio”, en el mundo del entretenimiento. “El secreto es que somos tres personas muy talentosas en lo que hacemos y eso va a marcar la diferencia. Matías es un productor musical que tiene más de cinco discos de oro y Juan es un genio argentino de las finanzas. Somos una especie de Los Tres Mosqueteros modernos, cada uno con su propia capa de Superhéroe”, afirma Sergio, el periodista que hoy apuesta a ser el dueño de su propia historia.

Matías Alejandro Deltoro García. Es un productor musical que hace más de una década trabaja para los sellos discográficos más prestigiosos del país entre los que se destacan: Warner, Sony y Music Brokers. A la edad de 20 años, por su habilidad para tocar cualquier instrumento, comenzó a trabajar como músico de sesión para distintos artistas consagrados del folclore como Peteco Carabajal, Rally Barrionuevo, el Cuervo Pajón, y El Duende Garnica, entre otros.

-¿De qué trata este nuevo emprendimiento?

-El Rito nació como una productora de eventos deportivos y musicales. Hace más de tres años se me ocurrió proponerles a los Campeones del 86 que vuelvan a jugar. Hablé con Oscar Ruggeri y logré que se junten para jugar un partido en la inauguración de un polideportivo que realizó el intendente de Escobar Ariel Sujarchuk en Ingeniero Maschwitz. Después de eso hicimos una gran relación con el Chino Carlos Tapia y comenzamos a vender este formato en todo el país. En ese momento se me ocurrió armar este emprendimiento.

-¿La idea es qué ellos también sean parte de la productora?

-Exacto, quiero que ellos sean nuestra bandera, un emblema, una marca registrada. Poder tener a Ricardo Bochini, el Checho Batista, el Gringo Giusti, el Vasquito Olarticoechea, Jorge Burruchaga, Nery Pumpido, Oscar Garré, Sergio Almirón, entre otros; es un orgullo. Hace unos meses fuimos a jugar a Santa Cruz y esos viajes entre ciudades arriba de un micro, fue algo impagable. Para ellos, que la gente los trate con tanto cariño, es un mimo para el alma.

Ídolo y goleador. Junto a Fernando Cavenaghi y su hijo Matías (hoy periodista), en una de las primeras notas que hizo el delantero y goleador de River. Fue tanta la amistad que años después Sergio escribió su libro El Cavegol.

-Querés darle una oportunidad a las nuevas generaciones de artistas, armar una radio por Internet, una discográfica: ¿se puede hacer todo?

-Estamos convencidos que vamos a poder hacer eso y mucho más. También queremos darle la posibilidad a los emprendedores o a las pymes que se quieren posicionar. Que cada uno de ellos tenga un plan de medios armado a su medida y a su presupuesto.

Actor de circo. Junto al Bicho Gómez, con quien actuó en el circo familiar del humorista. Por una nota, Sergio se animó a todo.

-¿Cuál es la idea que tienen para el desarrollo de artistas?

-Uno de los socios en la productora, Matías, es un genio de la música. Además de tocar todos los instrumentos que hay en la tierra, es un productor musical multipremiado que trabajó siempre para las mejores discográficas y con decenas de músicos. Él será el encargado de orientar la carrera de los chicos que quieran hacer algo profesional y de calidad. Tengan o no un presupuesto, queremos que todos tengas las mismas oportunidades.

-¿Por qué eligieron El Rito como nombre de la productora?

-Porque todos somos fanáticos de Soda Stereo y Signos, disco que tiene un tema con ese nombre, a los tres nos cambió la cabeza. Cuando salió en noviembre de 1986 yo tenía once años y terminó marcando mi vida con respecto a la música.

-En tu Instagram contás tu historia con Gustavo Cerati. ¿Cómo se dio ese encuentro?

-La primera vez que hablé fue el 28 de marzo de 2009 cuando Diego Maradona debutó por los puntos como técnico de la Selección Argentina en el estadio Monumental ante Venezuela. Un productor le pasó mi teléfono a Gustavo y me llamó para preguntarme si le podía conseguir cuatro entradas porque tenía tres amigos que venían de Estados Unidos y querían ir a ver el partido…

-¿Qué sentiste cuando sonó tu celular y era Cerati?

-¡Le corté el teléfono porque pensaba que era un chiste! Después me volvió a llamar y me dijo: “Soy yo, Gustavo, el original”. ¡No lo podía creer! Inmediatamente hablé con gente del Grupo Santa Mónica y le conseguí las entradas con pases vips a las carpas que en ese momento se armaban en River cuando jugaba la Selección.

-¿Siguió esa relación?

-No como amigos. Ese día nos vimos en el partido, me agradeció y prometimos volver a vernos. Pero por cuestiones de agendas de los dos, ese reencuentro se postergó unos meses. Finalmente se dio el 9 de abril de 2010 en Neuquén cuando Gustavo viajó a la Patagonia para presentar Fuerza Natural, su último disco como solista que había salido hace cinco meses…

-¿Ahí fue Gustavo quien te devolvió el favor de las entradas?

-Pagó su deuda (risas). Yo había viajado a Cutralcó para hacer una nota con Eduardo Vassallo, un chelista argentino que vivía y trabajaba en Londres y que estaba haciendo una presentación para la Fundación de YPF. Cuando me enteré Gustavo tocaba en el Ruca Che, le mandé un mensaje y me dijo: “Te dejo las entradas a tu nombre y después nos vamos a cenar”.

-¿Cumplió?

-Sí, fue tremendo. Terminó el show y envió a Francisco Cerdán, un amigo que teníamos en común, y nos fuimos a cenar. Ahí me contó que se iba a tocar a Mendoza y le arreglé una visita a unas bodegas junto a su novia Chloe Bello. Quedamos en vernos en Buenos Aires porque se iba a Venezuela con su gira y me propuso viajar a Madrid, su siguiente destino, para hacer una nota. En Caracas tuvo el ACV y ese viaje nunca lo pudimos hacer…

Yo jugué con Maradona. Junto a Diego en Bolivia en el vestuario del estadio Hernando Siles en marzo del 2008. Unos minutos después El Diez iba a convertir un gol con pase de Sergio.

-Te cambio de tema: ¿cómo fue tu relación con Maradona?

-Hermosa, maravillosa. Lo primero que hice con Diego fue viajar a La Paz, Bolivia, en marzo del 2008, para jugar un partido como protesta a una medida de FIFA que no los quería dejar jugar en la altura. Yo como ex futbolista que fui, que Diego haya hecho un gol en el Estadio Hernando Siles con un pase mío, es algo que jamás voy a olvidar. Dos años después, compartimos la aventura de estar juntos en un Mundial de Sudáfrica. El como técnico de la Selección y yo como periodista.

-¿Ahí pudiste entrevistarlo?

-Sí, unas semanas antes del viaje, le hice una nota en el predio de Ezeiza cuando dio la lista de los jugadores que iban a ese Mundial. Y en Johannesburgo, previo al inicio, hicimos una tapa en su casa junto a Verónica Ojeda, quien en ese entonces era su pareja. Tuve una gran relación con Diego y después las cosas siguieron desde otro lugar cuando él empezó a trabajar con Matías Morla y yo era parte del equipo de prensa del abogado.

“Messi, Messi”. Sergio junto a Lionel y sus hijos, Matías y Nicolás, en una de las tantas entrevistas que le realizó al ídolo de los argentinos. La foto, hoy lleva la firma de Leo.

-¿Cómo fue lo de Messi?

-Le hice una nota en Buenos Aires antes del Mundial de Alemania cuando Leo tenía 22 años. Y cuando estábamos en Herzogenaurach, lugar donde concentraba la Selección, me subió a su auto y nos fuimos juntos a la fábrica de Adidas. En ese Mundial hice una tapa en el Hotel Sheraton, el mismo día que se jugaba el partido inaugural entre Alemania y Costa Rica. Después la relación siguió por varios años porque yo trabajaba en Imagen Deportiva, la empresa que hacía los partidos de “Messi y sus amigos”.

-¿Todo eso fue gracias a tu trabajo como periodista?

– Sí, fui tan afortunado en el periodismo que mi primera clase de golf me la dio Roberto De Vicenzo. No me puedo quejar… Cuando entré a GENTE no sabía manejar un auto. Cuando me fui era papá de cuatro hijos y le había dado la vuelta a la mitad del mundo en un avión.

Pinta de Crack. La idea de este proyecto es que las nuevas generaciones de artistas, periodistas y emprendedores, encuentren un lugar para desarrollarse.

-¿Toda esa experiencia querés volcarla en El Rito?

-Es la idea. Quiero ser un director distinto. A mí la vida de los medios me dio experiencia, contactos, trayectoria, mundo, y sobre todo: una segunda oportunidad. Y eso es lo que quiero que tenga cada cliente que nos elija. Siempre que llegás a un lugar te dicen: “Esta empresa es tu familia”, algo que muchas veces no pasa. Quiero que ese slogan, sea una realidad.

El Unicornio argentino. La idea que tienen como empresa es transformarse rápidamente en los líderes del mercado: “Contamos con gente que es número uno en lo que hace y eso nos entusiasma”, afirma Oviedo.

Fotos: Enrique Garcia Medina y Vale Ruiz

Un comentario en «Sergio Oviedo: “Fui tan afortunado en el periodismo que mi primera clase de golf me la dio Roberto De Vicenzo”»

Deje su comentario