Entre melancolía, mercado y deseo, resuena el llamado a recuperar lo perdido con Internet

¿Se puede recuperar algo de aquella vida analógica sin caer en un gesto nostálgico negador? ¿Para qué? ¿Qué retomamos cuando nos reencontramos con viejos esquemas en un mundo regido indefectiblemente por la conexión y la virtualidad?

Fuente: Télam

Deje su comentario