Breves

La historia de los refranes: “Más vale tarde que nunca”

Se lo diga con un gesto de alivio o uno de reproche, este refrán es apto para todo tipo de situaciones. Su contrarrefrán sería la orden bíblica: “No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy”. Claro que Noé tenía 600 años cuando Dios lo mandó a construir el arca, no podía perder tiempo.

Fuente: Télam

Deje su comentario