Sociedad

Semana Mundial de la Incontinencia Urinaria 2021

Del 21 al 27 de junio se llevarán a cabo una serie de charlas y eventos virtuales con el objetivo de visibilizar esta problemática que padecen 200 millones de personas en todo el mundo, especialmente las mujeres. Cuidar y fortalecer el suelo pélvico es fundamental para prevenir y contrarrestar la incontinencia.

Con la finalidad de colocar en la agenda mediática y, así, visibilizar un problema que afecta a cinco de cada 10 mujeres de más de 40 años alrededor del mundo, del 21 al 27 de junio se llevará a cabo la Semana Mundial de la Continencia Urinaria.

Cabe recordar que la pérdida involuntaria de la orina es un síntoma, no una enfermedad. No es normal ni natural y la buena noticia es que puede tratarse. Aunque las mujeres son las más afectadas, también pueden padecerla los hombres.

Sufrir de incontinencia urinaria generalmente está ligado a una musculatura del suelo pélvico debilitada. El embarazo, la obesidad y la práctica de deportes de alto impacto, entre otros factores, pueden afectar esos músculos.

“El suelo pélvico es el conjunto de músculos y ligamentos antigravitatorios que se encuentran en la base de la pelvis. Un suelo pélvico debilitado no solo está ligado a la incontinencia urinaria sino también al dolor durante las relaciones sexuales, anorgasmias, prolapsos vaginales y de vejiga, y muchas otras patologías”, indica la Dra. María Florencia Colella (MN 148685), uróloga del Centro Argentino de Urología.

Según la National Association For Continence (NAFC) más de 19 millones
de mujeres estadounidenses y 200 millones de personas en todo el mundo sufren incontinencia. Además, 5 de cada 10 no solicitan asistencia y transcurren entre 5 y 6 años desde los primeros síntomas hasta que se solicita la asistencia.

Existen tres formas de incontinencia: de esfuerzo (escapes de orina al toser, reír, estornudar, o al realizar algún esfuerzo físico); de urgencia (vinculada a un deseo muy intenso, e incontrolable de orinar con dificultades para llegar a tiempo al baño), y la mixta (una combinación de las anteriores).

La Dra. Colella explica, además, que “la importancia de determinar el tipo de incontinencia urinaria que el paciente presenta ayudará a la buena elección de su tratamiento y a los consiguientes resultados. El impacto que la incontinencia urinaria puede tener en nuestra vida debería animar a quienes la padecen a buscar ayuda para no tener que sufrir más en silencio”.

Una vez establecido el diagnóstico, una de las opciones que permiten fortalecer la tonicidad de la zona son los ejercicios de Kegel. “Se trata de movimientos simples, que consisten en activar la musculatura del suelo pélvico como si tuviésemos la intención de contener la orina. De todas maneras, es importante consultar previamente con un especialista”,  comenta la kinesióloga Valentina Urbina (MN 15455), especialista clínica de BTL Aesthetics. 

Al mismo tiempo, también se puede buscar la solución a través de la tecnología.  “Lo más efectivo para estos casos es la tecnología HIFEM®, una silla que permite tratar y fortalecer el suelo pélvico de forma no invasiva y en pocas sesiones. Mientras el paciente permanece vestido durante todo el procedimiento, la silla EMSELLA, a través de un campo electromagnético de alta intensidad, activa las neuronas motoras de los músculos del suelo pélvico contrayendo la zona en profundidad. Equivale a hacer 11.200 ejercicios Kegel en una sola sesión. Este tratamiento aprobado por la FDA regenera los tejidos musculares y neurales, tratando y previniendo los escapes de orina”,  comenta la Dra. Colella. 

Con el fin de concientizar sobre esta problemática, BTL Aesthetics se unió a Periné Consciente, un proyecto nacido hace cinco años, a raíz de la dificultad que tuvieron dos francesas residentes en Argentina para encontrar la atención adecuada cuando las dos fundadoras tuvieron que lidiar con patologías del suelo pélvico tras partos difíciles. Buscan visibilizar la importancia del suelo pélvico y abrieron un blog como “herramienta de autodescubrimiento anatómico” para que todas las mujeres puedan conocer y cuidar esa zona esencial, facilitando, además,  el contacto con los profesionales adecuados.

Deje su comentario