Rouse Ben
Cine

Rouse Ben, la actriz revelación que trabajará con Gerardo Romano y Maria Valenzuela

Conocé a Rouse Ben, la actriz revelación del momento que llega desde Neuquén a la pantalla grande junto a Gerardo Romano y María Valenzuela.

Rouse Ben
Rouse Ben
  • ¿Alguna vez creíste que llegarías a actuar en cine con actores tan reconocidos como Nacha Guevara o Gerardo Romano?

Siempre soñé con trabajar profesionalmente y me imaginé actuando en algún film y comencé preparándome, sin embargo lo percibía lejano, pero seguí creyendo y apareció la oportunidad. Confiar en mí fue la clave de todo, porque mi energía se transformó. Me dejé sorprender por la vida, y luego de tanto pedirlo, el universo me premió, pero trabajé y trabajo mucho para ello. Cuando era chica jugaba a hacer mis shows, sentaba a mis viejos frente a la cama matrimonial que simulaba ser el escenario, les cortaba la entrada al entrar a la habitación, les daba un vaso de gaseosa, ponía música, les cantaba, bailaba y actuaba. Cada vez que viajaba a Buenos Aires, miraba las carteleras y le decía a mi mamá “Algún día voy a estar ahí”. A veces me disfrazaba y mi papá me cantaba “Hola Rocío, te estamos llamando, queremos jugar” como la canción del programa de Susana Giménez. Y mi sueño se cumplió, ya que en 2019 compré los derechos de la obra teatral “Camille et Rodin” de Franz Keppler, la produje y la protagonicé junto a Ricardo Delgado en el Teatro Multiescena de Avenida Corrientes. Siempre me divertí mucho jugando a ser actríz, y hoy siento que ese juego se va haciendo realidad, lo que nunca imaginé fue estar actuando junto a actores de la talla como los que nombraste y otros tales como Gustavo Garzón, Maria Valenzuela, Rodrigo Guirao Díaz, Germán Tripel, Alberto Diomedi, Alejandro Müller, Alejandro Fiore, Virginia Lago, Flor Otero, Micaela Riera, Santiago Caamaño, Rodrigo Noya, Betiana Blum y muchas figuras más, dirigida por Pablo Yotich y Pablo Bustos.

  • ¿Cómo fueron tus comienzos en el arte?

No sé si hay un momento en el que empecé, creo que el arte me eligió y lo elijo constantemente. Pero si recuerdo, que a mis cuatro años hacía dos jardines. Por la mañana iba al I.V.A (Instituto Vocacional de Arte.) , dedicado solamente a la educación artística, allí tomé mis primeras clases de actuación, pintura, títeres, escultura, artesanías, danza, entre otros. Por la tarde iba al Jardín de mi colegio en Buenos Aires, donde viví durante cinco años. Luego, a los 8 años, volví a Neuquén, mi ciudad natal, y mi mamá me anotó en teatro musical en el Estudio Claudia Lavalle. Y digo “me anotó” porque yo ni sabía a dónde iba. Cuando hice mi primera clase, me enamoré. En lo de Clau, estudié durante diez años con diversos profesores de la escuela como Carlos Silveyra, Juan Rodó y Catalina Gedaminska. Durante tres años audicioné y gané uno de esos años una beca para formarme en los Congresos Internacionales de Musicales y Óperas Rock de Valeria Lynch, donde daban clases profesores de todo el mundo, como Chet Walker y Kiki Lucas. A los 18 me vine a vivir a Buenos Aires con deseos de seguir aprendiendo y hacer experiencia, hice el ingreso en la Universidad Nacional de Artes para la Licenciatura en Actuación y entré. Allí me formé con maestros como Silvina Sabater, Analía Couseyro y Martín Otero, además, tomé clases de canto con Santiago Sirur, quien me formó también en Ópera y Belting. En danza, seguí tomando clases variadas de clásico, jazz, street, tap; a veces iba a visitar a mi familia a Neuquén y tomaba clases en el Estudio de Micaela Meindl, una gran amiga con la que compartimos muchos escenarios en donde nos dirigía Claudia Lavalle, y ahora tiene su propia academia. También tomé algunas clases de piano y guitarra. Siempre estuve activa, aprendiendo cosas nuevas y eso me motivaba mucho. Creo que el camino del saber es como una rueda, siempre estás formándote.

  • ¿Es cierto que venís de una familia de artistas?

Crecí en una familia de artistas. Mi mamá (Cecilia Nacinovich) cantaba y ensayaba con sus bandas musicales en casa, diariamente. Los sonidos, la creación de las segundas voces y los arreglos musicales, las lentejuelas y pruebas de vestuario, las pruebas de sonido eran algo cotidiano que me fascinaba ver. A veces mis tíos se juntaban y hacían shows en mi colegio, recuerdo que yo tocaba el triángulo en salita de 2 años. De vez en cuando, me filtraba en los ensayos para cantar con los músicos de mi mamá y aprender de ellos. Me encantaba agarrar el micrófono y muchas veces participaba de los shows en los coros, y a medida que fui creciendo, cantaba alguna canción sola con la banda o con mi mamá y otras veces bailaba. Tuve la suerte de acompañarla en el proceso de un show donde Joan Manuel Serrat la invitó a cantar, fue emocionante. En cuanto a la actuación, mi papá (Eduardo Buffolo) estudió actuación con China Zorrilla y Norma Aleandro, es muy buen actor, sobre todo para la comedia. Creo que el humor lo heredé de él y me ayuda a vivir con más aceptación muchas situaciones. Mi abuelo materno (Martín Nacinovich) también actuó en varias películas de Mirtha Legrand y fue camarógrafo durante muchos años de Canal 7, que ahora es Telefé junto con sus hermanos que trabajaron de periodistas muchos años en, por ejemplo, el diario La Nación. Siempre estuve rodeada de arte, y me siento agradecida por ello.

  • ¿Cómo te convocaron para la película?

Fue de la manera menos esperada. Ya conocía al productor, porque le había hecho una nota en la radio en la que trabajaba. Me había quedado el contacto, y un día un amigo de la radio me comentó que estaban produciendo un largometraje y buscaban actrices. Pensando que se trataba de un proyecto de autogestión, fuí al casting con motivo de sumar material a mi reel. Apenas me vio hacer el casting, el productor me dijo que quería que actúe en la película. Pensé que iba a ser todo muy tranquilo. El primer día que llegué, me di cuenta que era tremenda producción y que se trataba de una película a un nivel súper profesional, con actores de renombre, y escenas de acción súper jugadas. Al llegar a casa después de grabar, lloré de emoción. Sentí que todo el camino recorrido y el esfuerzo, había valido la pena.

  • ¿Cómo te sentiste debutando en el cine nacional?

Fue una experiencia hermosa, muy enriquecedora. Me preparé mucho tiempo para actuar y poder analizar la construcción y situaciones de cada escena. Hubo una en donde Rodrigo Guirao Díaz se casa y me tocó actuar con Gerardo Romano, María Valenzuela y Germán Tripel. Coordinamos junto con Pablo Bustos y Pablo Yotich (los directores), los distintos movimientos, comentamos qué pasaba en la escena y luego ensayamos. La verdad fue como una “máster class express”. En ese momento recordé todas las veces que me sentaba con mis profes de actuación a hablar sobre las situaciones, los vínculos, los personajes, las circunstancias dadas, y ahora todo eso pareciera plantarse frente a mis ojos, y me dije a mi misma “Estoy realizando el mismo trabajo con grosos, que ahora son colegas.” El cine tiene una magia especial. Aprendés de cada persona del equipo, desde la maquilladora, hasta del que hace arte, la vestuarista, los asistentes. Todos son un equipo súper profesional, convivís con ellos y terminan siendo una gran familia tirando para el mismo lado a pesar del cansancio, la cantidad de horas de grabación, todos se apoyan unos a otros y eso es algo espectacular. Mi gran deseo es volver a vivir esta experiencia un millón de veces más.

  • ¿Cuál es tu sueño más grande referido a tu carrera?

Tengo muchos sueños. Considero que son el motor para seguir creando, pero tengo uno en especial que es hacer mis propios discos de música, aunque en realidad hoy se escucha todo por plataformas, serían mis propias canciones. Compongo letras y melodías desde muy chica, actualmente estoy trabajando en el proceso de armado de mis primeros singles. Me gustaría que mi música pueda llegar a mucha gente, que comunique alegría, buena onda y buena energía. Creo que no hay nada más hermoso que levantarse y escuchar una canción que te alegre la mañana, que te de ganas de cantar y bailar en donde sea que estés, en el supermercado o en tu casa. Eso es lo que quiero transmitir con mi música. A veces sueño con hacer giras y shows por distintos países, soñar es gratis aunque también, puede hacerse realidad. Solo hay que trabajar mucho para eso y en eso estamos, comenzando a producir y grabar en los estudios de JesuR del Cruz.

  • ¿Te gustaría trabajar con algún productor o productora en especial?

Hace mucho tiempo que admiro a Walter Kolm. Es un productor con muchísima experiencia en el área musical, que trabajó en discográficas como Universal Music y ahora tiene la suya en Miami que se llama WK Records. Para mi es un capo que puso el ojo en muchos artistas del momento que admiro, y que los llevó a otra dimensión. Otra discográfica que me gusta mucho es Sony Music, son grandes de la industria musical. Mi sueño siempre fue firmar contrato con una discográfica y hacer llegar mi música a muchas personas. Hacer shows con bailarinas, luces y poder participar de la creación, del montaje. Bueno, ya se lo pedí al universo, ahora lo suelto.

  • ¿Con qué artista te gustaría hacer un feat musical?

¡Uy! ¡Qué pregunta! ¡Con todos! Si tuviera que elegir, me divertiría mucho haciendo un feat con Emilia Mernes, o con Maluma. Tienen canciones espectaculares para levantarte el humor en cualquier día gris. Además veo los backstages, y muchas veces se ríen y pienso “se deben divertir a lo loco”. También porque apoyo mucho a los artistas que empezaron trabajando duro para estar en donde están. Emilia viene de Entre Ríos y yo de Neuquén. Me genera admiración pensar que no importa de dónde vengas, tu único límite sos vos. Y creo que, pasar tu día grabando en un estudio, haciendo lo que amás, compartiendo con artistas, es el regalo más preciado después de buscarlo y esforzarte tanto para eso.

  • ¿Qué más haces además de cantar, bailar y actuar?

Trabajé mucho tiempo en los medios. A los 14 años fui a un casting de Telefe Neuquén, para una novela de adolescentes que necesitaban actores y actrices. Me presenté y mi sensación fue “seguro no quedé”. A los dos meses me llamaron para decirme que formaba parte de MP7 TV. Empecé a trabajar como actríz grabando los distintos capítulos. Al tiempo, buscaban noteras de exterior para que sean parte del programa oficial al cual estaba adherida la novela. Así que me presenté y me tomaron. Empecé a hacer las notas y a los meses la conductora oficial se fue a vivir a Buenos Aires y me hicieron la propuesta de ocupar su lugar. Obviamente acepté, estaba felíz. Y casi accidentalmente, empecé a meterme en los medios. Trabajé casi 5 años ahí. Luego hice radio en Radio Carlos Paz Oficial, en donde conduje mi propio programa y cubrí toda la temporada de verano. Ahí empecé a conocer el mundo de la prensa. Trabajé tres años ahí, también trabajé en Radio Zonica conduciendo y produciendo mi programa, y en TyC Sports y América TV, cubriendo eventos deportivos. Más tarde, hice “Escape Rouse” en House Radio New York y FM Metro Barcelona donde nos escuchaba un público internacional con bajada directa en España. Luego, el dueño de la radio me nombró jefa de prensa de House. Mi laburo en los medios como actríz y conductora, desde que empecé, me derivó en el de modelo. Estando en la tele empecé a hacer desfiles, campañas de ropa y producciones de fotos. Trabajé mucho tiempo con Agencia Gavanna en el staff de Modelos. Laburar como modelo y conductora de radio y televisión me encanta, y que llegó a mi vida casi por accidente, por esas vueltas del destino. Pero creo que ese camino me llevó a donde estoy, y lo agradezco muchísimo.

  • ¿En dónde te ves trabajando próximamente?

Me gusta la idea de dejar que el universo o el destino me sorprenda. La vida tiene ese no sé qué, que te llegan propuestas de proyectos que son más de lo que una desea. Desde muy pequeña me gustaría trabajar en Disney en algún papel protagónico, en esas series en donde cantan, bailan, actúan y hacen shows. Me parece que sería una experiencia alucinante. Los veo con una producción enorme y creo que lo disfrutaría muchísimo, y además aprendería intensamente. También me gustaría seguir haciendo películas, una vez que empezás y vivís la adrenalina de grabar, querés seguir.

Deje su comentario