Joe Biden da el ejemplo y se da la vacuna contra el coronavirus

Joe Biden da el ejemplo y se da la vacuna contra el coronavirus
NEWARK, DE - DECEMBER 21: President-elect Joe Biden (L) receives a COVID-19 Vaccination from nurse practitioner Tabe Masa at ChristianaCare Christiana Hospital on December 21, 2020 in Newark, Delaware. The rollout of the Moderna vaccine, the second approved for use in the United States, began shipping to sites around the country today. Joshua Roberts/Getty Images/AFP

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, recibió hoy la primera dosis de una vacuna contra el coronavirus en un evento televisado como parte de una campaña para convencer a la población de que la inmunización es segura, con el país más afectado por el virus abrumado por su mayor pico de infecciones en lo que va de la pandemia.

La vacunación pública de Biden, de 78 años, ocurrió el mismo día en que una segunda vacuna contra el coronavirus, de la farmacéutica estadounidense Moderna, comenzó a arribar a estados de todo el país y a ser suministrada a trabajadores esenciales, sumándose a la de Pfizer-BioNTech y reforzando el arsenal de Estados Unidos contra la pandemia de Covid-19.

También sucedió en paralelo con el debate en el Congreso del segundo paquete de ayudas para los trabajadores y empresas afectados por la pandemia, un acuerdo bipartidista que fue imposible durante estos últimos cinco meses y que recién se destrabó en los últimos días, con la confirmación de la victoria electoral de Biden y el fracaso legal de las denuncias de fraude de Trump.

El plan incluye un cheque de 600 dólares por adulto y por niño para los hogares más vulnerables, 25.000 millones de dólares en ayudas para vivienda para evitar expulsiones y casi 100.000 millones de dólares para ayudar a escuelas y guarderías a reabrir, detalló la líder demócrata de la Cámara, Nancy Pelosi, junto al jefe de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, en un comunicado conjunto.

Los demócratas lograron imponer además una prestación por desempleo de 300 dólares semanales contra los 600 que se acordaron en el pacto alcanzado en el segundo trimestre del año.

Mientras se definía el aspecto económico de la pandemia, en Connecticut, la primera persona en recibir una dosis de la vacuna de Moderna era una enfermera de terapia intensiva del hospital de Hartford.

“Vi a pacientes llegar con falta de oxígeno, y cómo su estado empeoraba progresivamente y morían, sin que su familia pudiera estar presente”, recordó Mandy Delgado, antes de declararse “feliz” de ser la primera persona en recibir esta vacuna, según la agencia de noticias AFP.

La vacuna de Moderna se administra en dos dosis, inyectadas con un intervalo de unas semanas, al igual que la vacuna de la alianza estadounidense-alemana Pfizer/BioNTech, con la que se empezó a inmunizar a la población hace una semana.

Más de 317.000 personas murieron ya de coronavirus en el país norteamericano, incluyendo 1.509 en las últimas 24 horas, según informó hoy la Universidad Johns Hopkins (JHU) de Estados Unidos.

El total de casos asciende a más de 17,84 millones, y en la última jornada se notificaron otros 189.099, de acuerdo a la base de datos de JHU.

“No quiero adelantar en la fila, pero quiero asegurarme de que demostremos al pueblo estadounidense que es seguro” darse la vacuna, había dicho Biden horas antes de recibir la primera de las dosis en el campus del Centro Christiana en Neward, en su estado, Delaware.

Frente a las cámaras, Biden aseguró que “no hay nada de que preocuparse” y felicitó al Gobierno saliente de Donald Trump por el operativo de distribución de vacunas que preparó: “Creo que el Gobierno se merece un reconocimiento por lograr activar esto con la Operación Velocidad de Avispa.”

Estados Unidos lanzó la semana pasada su campaña de vacunación contra el coronavirus y funcionarios de primera línea se la administraron días después, entre ellos el vicepresidente Mike Pence y la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

La vicepresidenta electa, Kamala Harris, y su marido tienen previsto vacunarse la semana próxima.

Notablemente ausente en este esfuerzo de concientización se mantuvo el presidente saliente, Donald Trump, quien pasó las últimas semanas alejado de la vista pública mientras sigue quejándose de su derrota electoral frente a Biden y maquinando formas de impugnar la votación y permanecer en el poder.

Trump, que deja el cargo el 20 de enero y que varias veces propagó desinformación sobre los riesgos de las vacunas, no dijo aún cuándo piensa vacunarse contra el coronavirus.

El presidente, de 74 años, ya contrajo la enfermedad en octubre y se curó rápidamente con un tratamiento de anticuerpos monoclonales.

Días atrás, tuiteó que no tenía todavía “agendado” vacunarse pero que lo iba a hacer “en el momento apropiado”.

La Casa Blanca dijo que estaba discutiendo el momento con sus médicos personales.

El organismo de vigilancia epidemiológica de Estados Unidos (CDC) recomienda que las personas que se trataron de la Covid-19 con anticuerpos monoclonales esperen al menos 90 días para ser vacunados.

La Comisión de Asesoría en Prácticas de Inmunización del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos dijo también que la vacuna de Pfizer-BioNTech es “segura e igualmente eficaz” para personas que ya se infectaron con coronavirus.

Varios casos de reinfección por coronavirus han sido reportados este año en algunos países, pero la Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo que se trata de algo muy infrecuente.

Dejá una respuesta