Los hijos de la tormenta

El macrismo desconfiaba de las movilizaciones; las veía como un resabio de otra época, un rasgo propio del peronismo. Su fracaso forzó un “giro identitario” en el que la activación social es fundamental, como demuestran las protestas anticuarentena y las dificultades de Rodríguez Larreta para lidiar con los sectores más radicales de su partido.

Fuente: Télam

Deja un comentario