Daniela Cardone denuncia al zoológico de Lujan: “La elefanta Shamira está en peligro de muerte”

Daniela Cardone denuncia al zoológico de Lujan: “La elefanta Shamira está en peligro de muerte”

Como embajadora de la Fundación Tekove Nymba, la ex modelo inició una demanda contra el director Jorge Semino. Su abogado Martín Francolino presentó un oficio ante el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible que dirige Juan Cabandié y una denuncia penal en la Cámara Federal.

Desde hace varios años, Daniela Cardone inició una cruzada para salvar a todos los elefantes de la Argentina. Su sueño es que estos animales majestuosos que hoy se encuentran en cautiverio, se los traslade a la Fundación Tekove Mymba que preside Juan Manuel Paccot en la ciudad de Colón, Entre Ríos. Y el zoológico de Lujan -que el lunes 14 fue clausurado por la Brigada de Control Ambiental luego de recibir numerosas denuncias por maltrato animal y reiteradas violaciones a la norma vigente-, es uno de los lugares a los que la ex modelo viene investigando desde hace un tiempo. “En el lugar había dos elefantas Arly y Shamira. Eran hermanas y fueron traídas de Tailandia. Pero desde hace poco más de tres años, nadie sabe de qué murió Arly. Yo hice varios pedidos a las autoridades pero nunca tuve respuesta¨, confiesa Daniela.

El predio de 15 hectáreas ubicado en el kilómetro 58 del Acceso Oeste, fue creado a mediados de los 90 y era el único del país que permitía el contacto directo con los animales. Pero esta semana Cabandié decidió su clausura definitiva. “La práctica de exhibir y encerrar animales es una aberración de otra época. Vamos a transformar estos espacios en lugares de bienestar y preservación de la fauna silvestre”, aseguró el secretario. Sin embargo para Cardone, con el cierre del lugar no se solucionan los problemas. “El ministerio ordenó que sea el zoológico quien vele por el bienestar de los animales que se encuentran en el lugar y que se hagan cargo del cuidado de las instalaciones, la alimentación y la asistencia médico veterinaria, algo que ya demostraron que no pueden hacer. Hay que hacer algo urgente porque la elefanta Shamira está en peligro de muerte”.

Martin Francolino, abogado que lleva adelante la denuncia penal, completa. “Es importante remarcar que a finales de agosto, representantes de Elephant´s Helpers Argentina (ONG) junto al Proyecto ELE de la Fundación Franz Weber habían abierto el diálogo con el Director del Zoo, sobre el destino de Sharima. Y cuando le hicieron la revisión, los resultados médicos y de laboratorio confirmaron que la elefanta tenía una afección que imposibilitaba su traslado y que había que hacer tratamiento específico. Arbitrariamente, el Sr. Semino cortó todo diálogo con las asociaciones mencionadas, poniendo en grave riesgo la salud y la vida de Shamira. Esto nos lleva a pensar que su postura intenta impedir que se arroje luz sobre las condiciones en que se encuentran los animales que allí residen”.

Martin Francolino
Martin Francolino

FORMULA DENUNCIA PENAL. SOLICITA SER TENIDO COMO QUERELLANTE.

Señor Juez:

JUAN MANUEL PACCOT, DNI 29.398.783, en mi carácter de Presidente de la “Fundación Tekove Mymba”, con domicilio real y legal en la calle Hernández Nro. 66 de la ciudad de Colón, Entre Ríos, personería vigente Nro. 024 DIPJ Expte Nro. 326 L.F. año 2014, y DANIELA ALEJANDRA CARDONE, DNI. 16.657.591, con domicilio real y legal en Arroyo 1000, piso 8, CABA, junto al patrocinio letrado del Dr. Martín Francolino Stagno, abogado inscripto al Tº 128 Fº 566 C.P.A.C.F., domicilio electrónico CUIT 23-22842345-9, [email protected], constituyendo de igual modo domicilio para todos los efectos legales en Arroyo 950, piso 1B, de esta Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Código Postal: C1007AAD, Teléfonos +54 11 3989 04 90/ 93 (fijo) y +54 911 6390 86 49 (celular), ante V.S. me presento y respetuosamente digo:

OBJETO:
Que de conformidad con lo establecido el artículo 41 de la CN; la Ley General del Ambiente N° 25.675, la Ley N° 22.344 por medio de la cual se aprobó la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), suscrita en Washington DC, Estados Unidos de América, el 3 de marzo de 1973, así como también sus Apéndices I, II y III, y las enmiendas adoptadas en las reuniones de la Conferencia de las Partes realizadas en Berna en noviembre de 1976 y San José de Costa Rica en marzo de 1979, la Ley de Conservación de la Fauna Silvestre No 22.421 y ley de Malos Tratos y Actos de Crueldad a los animales N° 14.346; vengo por el presente a interponer formal denuncia penal, a los efectos de que se investigue el delito de malos tratos animal contenido en el art. 2.2 de la ley 14.346 y/o el tipo penal que surja de la investigación, contra el Director del Zoo Luján, Sr. Jorge Semino y/o cualquier otra persona cuya responsabilidad surja de la presente investigación, de acuerdo a la base fáctica que a continuación desarrollaré.

PERSONERÍA Y LEGITIMACIÓN:
Que de conformidad con la documentación respaldatoria que aquí se acompaña, la Fundación Tekove Mymba que presido, fue creada con el fin de rescatar, albergar y rehabilitar especies de fauna silvestre, con énfasis en especies en peligro de extinción según los apéndices de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (ver Acta Constitutiva de la Fundación).

Además, contamos con la habilitación de la Provincia de Entre Ríos (Se adjunta Resolución 691/19 de la Secretaría de Producción) y la habilitación de la Secretaría de Gobierno de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación (Se adjunta habilitación según resolución 231/19 Nº 007).

Del debate parlamentario de la ley nacional de protección animal surge que “en el delito que estudiamos el sujeto pasivo es la comunidad y el bien jurídico que se protege es el sentimiento de piedad o sentimiento subjetivo de humanidad para con los animales” (Congreso Nacional, Cámara de Diputados, Versión taquigráfica 34ª reunión, 21ª sesión ordinaria, de fecha 22 de septiembre de 1954).

Esta visión nos permitiría concluir que los animales son objeto de derechos. Sin embargo, los precedentes jurisprudenciales emitidos con posterioridad a la vigencia de la ley y la doctrina cada vez más amplia en la materia, nos conmina a visualizar el cambio de paradigma y la tendencia a reconocer el carácter de sujetos de derechos de éstos (en tal sentido ver D´ALESSIO, Andrés y Mauro DIVITO, Código Penal de la Nación, comentado y anotado, La Ley, Buenos Aires, 2013, P. 253).

Nótese que del primer artículo de la ley 14.346 ya podría desprenderse esta testitura, al penar al que “…hiciere víctima de actos de crueldad a los animales”, dejando en evidencia que la norma reconoce a los animales la titularidad del bien jurídico protegido.

A mayor abundamiento, cabe traer a colación que el Dr. Zaffaroni específicamente señaló en su libro La Pachamama y El Humano, que “el bien jurídico en el delito de maltrato de animales no es otro que el derecho del propio animal a no ser objeto de la crueldad humana, para lo cual es menester reconocerle el carácter de sujeto de derechos” (ZAFFARONI, Eugenio Raúl, Colihue, Buenos Aires, 2013, p. 54)

En idéntico rumbo, la Cámara de Apelaciones en lo Criminal de Paraná, sala 1, en autos “B.J.L. s/ infracción a la Ley 14.346”, con fecha 1º de octubre de 2003 sostuvo que: “Las normas de la ley 14.346 protegen a los animales de los actos de crueldad y maltrato, no ya en un superado «sentimiento de piedad» propio de la burguesía etnocentrista del siglo XIX, sino como reconocimiento normativo de una esfera o marco de derechos para otras especies que deben ser preservadas, no solo de la depredación sino también de un trato incompatible con la mínima racionalidad. El concepto de «persona» incluye en nuestras sociedades pluralistas y anonimizadas también un modo racional de contacto con los animales que excluye los tratos crueles o degradantes” (cita en fallo del Juzgado de Instrucción y Correccional de la Ciudad de Santa Rosa, La Pampa, en autos caratulados: “TOBARES, Justo Arancel s/ infracción Ley 14.346”, expediente Nº C51/11, Rta: 24/04/2012).

A la misma conclusión llegó la Sala II de la Cámara Federal de la Casación Penal de la Capital Federal -con votos del Dr. Slokar y la Dra. Ledesma-, en relación a la orangutana que se encontraba cautiva en el Zoológico de Buenos Aires, al sentenciar que se trata de un sujeto titular de derechos “por lo que se impone su protección en el ámbito competencial correspondiente” (conf. Causa CCC68831/2014, «Orangutana Sandra s/ Habeas corpus», rta. 18 de Diciembre de 2014).

Dicho esto, podemos afirmar sin hesitación que los sujetos susceptibles de ser considerados directamente afectados por la denuncia que aquí presentamos son SHAMIRA y su hermana ARLY.

Ahora bien, tratándose de sujetos incapaces de hecho en virtud de su propia naturaleza, a la hora de acudir a los tribunales para abogar por sus derechos, su representación legal deviene imperativa.

La fundación que presido posee legitimación suficiente para representar a SHAMIRA y a ARLY en consonancia con el reconocimiento constitucional – a partir de la reforma de 1994 – que admite como querellantes a las organizaciones no gubernamentales cuyo fin social esté vinculado con la defensa de los valores que están en juego en un proceso en concreto, lo que así solicito sea entendido por V.S. para salvaguardar el derecho y la vida de SHAMIRA y dar con los responsables de la desaparición de ARLY, como animales no humanos, basándose para ello en las distintas normas nacionales aplicables a la fauna silvestre, en la Constitución Nacional, y tratados internacionales, que las reconoce como merecedoras de una protección contra sufrimientos físicos y psíquicos de gran crueldad.

HECHOS:
Mediante Resolución-2020-321-APN-MAD que a la presente se aduna, de fecha 13 de septiembre del corriente, el Ministerio Nacional de Desarrollo y Ambiente Sostenible dispuso la clausura preventiva total de la “RESERVA ZOO LUJAN S.R.L.” CUIT: 30- 67925933-0, con domicilio en Acceso Oeste Km. 58, de la localidad de Luján, Partido homónimo, provincia de Buenos Aires, en atención a graves irregularidades detectadas por Control y Monitoreo Ambiental.

Al hacer pública esta medida, personal del Ministerio afirmó que no sólo se llevaría a cabo la clausura del establecimiento, sino que también presentarían las denuncias penales correspondientes ante diversas denuncias de maltrato animal, presuntamente cometidos en el Zoo de Luján. (ver recortes periodísticos que se adjuntan a la presente).

Que pese a las graves irregularidades que presenta el Zoo Luján, el Ministerio ordenó que sea el mismo Zoológico quien deba velar por el bienestar animal de los ejemplares allí ubicados, haciéndose cargo del cuidado de las instalaciones, la alimentación y asistencia médico veterinaria hasta tanto de cumplimiento a lo establecido en la Resolución.

Ello, pese a que ante esa repartición se encuentran los expedientes EX-2019-68462490- APNDRIMAD#SGP; EX2018-36949034- APN-DGAYF#MAD; y EX-2019- 02128914-APN-DRIMAD#SGP, todos ellos sobre penalización por presuntas infracciones a la Ley N° 22.421, por lo que el suscripto solicitó el secuestro de Shamira y su entrega para que pueda ser trasladada al Centro de Rescate con que cuenta la Fundación.

En este escenario, distintas ONG han hecho público un video en el que se visualiza el maltrato al que era sometida Shamira y su hermana Arly, quien misteriosamente falleció años atrás. Dicho video puede verse en el siguiente enlace de la red social Facebook: https://www.facebook.com/watch/?v=756184741782854.
En el video se puede visualizar como Shamira y su hermana era azuzadas para salir del pequeño recinto que habitaban, atadas de patas y entre ellas con gruesas cadenas, trato indigno para animales de tal porte.

Es importante remarcar que a finales de agosto, representantes de Elephant´s Helpers Argentina (ONG)  junto al Proyecto ELE  de la Fundación Franz Weber habían abierto el diálogo con el Director del Zoo Luján, Sr. Jorge Semino, sobre el destino de Sharima, la elefanta, coordinando que se permitiera la revisión de la elefante con un veterinario especializado para poder corroborar su estado de salud y de esta forma saber si su condición es apta para un traslado o si, por el contrario, los resultados médicos y de laboratorio arrojaran como resultado alguna afección que hiciera inviable el traslado y que necesitara de tratamiento específico.

Arbitrariamente, el Sr. Semino cortó todo diálogo con las asociaciones mencionadas, poniendo en grave riesgo la salud y la vida de Shamira, pese a que se puso a su disposición la posibilidad de contar con veterinarios especializados; lo que nos lleva a pensar que su postura intenta impedir que se arroje luz sobre las condiciones en que se encuentran los animales que allí residen.

Respecto a Arly, hermana de Shamira, entedemos que debe llevarse a cabo una investigación exhaustiva tendiente a descartar la figura contenida en el art. 3 inc. 6 de la ley 14.346, surgiendo incluso de los recortes periodísticos que podría estar enterrada en la jaula en la que falleció.

A mas de ello, advirtiendo que el Zoo de Luján nunca cumplió con su obligación de implantar un chip a los animales allí alojados –pese a las continuas advertencias y sanciones que le imponía la autoridad de aplicación-, podríamos estar ante un caso de venta ilegal del animal, desaparecido misteriosamente.
No debemos pasar por alto que el artículo 41 de la Constitución Nacional impone la obligación a los habitantes del suelo argentino de PRESERVAR EL AMBIENTE, a la vez que garantiza el derecho a gozar de un ambiente sano y equilibrado, en el presente y para las próximas generaciones.

Dicho articulado debe entenderse como una obligación de proteger no solo el patrimonio natural, sino también la diversidad biológica. Y es que la protección del ambiente no puede escindirse de otras áreas de la naturaleza que también merecen tutela, entre ellas el reino animal, de los cuales sólo somos una de las especies y mas precisamente, la especie sobre la que recae la responsabilidad sobre dicha preservación.

El ecosistema protegido por las normas está conformado por el medio ambiente, los recursos naturales y los seres vivos que habitan en el mismo, procurándose para ello un adecuado equilibrio en el que las personas sean espectadores que eviten en lo posible alterarlo, que se sirvan del mundo sin destruirlo, y como la única manera de conservarlo para las generaciones futuras, habilitando todo el aparato judicial para contrarrestar cualquier acción que ilegítimamente afecte el ecosistema.

Nuestro derecho a vivir y gozar en ese ambiente sano, nos conmina a preservarlo en ese estado, imponiendo también la obligación de proteger la biodiversidad biológica.

La ley 25.657, concatenada al art. 41 de la CN, impone entre sus pautas interpretativas la obligación de regirse en materia ambiental por los principios de prevención y precautorio (art. 4), lo que imploro sea tenido en consideración por V.S. a la hora de velar por la salud y la vida de Shamira, ordenando una investigación penal tendiente a corroborar si el denunciado y/o terceras personas han actuado en franca violación a las normas mencionadas a lo largo de esta presentación.

SOLICITA MEDIDA PRECAUTORIA:
Dada la gravedad de los hechos denunciados y el hecho de que el Zoo de Luján se encuentra próximo a ser clausurado de forma definitiva, solicito a V.S. se sirva ordenar el traslado de Shamira hacia el predio de la Fundación que presido, donde Tekove Mymba ha creado el primer Santuario de Fauna Silvestre del país sobre un terreno de aproximadamente 1.200 hectáreas sobre el río Uruguay.

Actualmente en el santuario hay una gran variedad de especies animales, entre los que se encuentran una colonia de 20 primates, búfalos de la India de la Rioja y 9acarés, 7 monos titi pincel y 16 ciervos mandados por el mismo Ministerio de Ambiente, entre otras especies.

Además, nos encontramos en tratativas por albergar al hipopótamo Hipólito de La Plata, osos pardos provenientes de Córdoba, 16 felinos y distintos ciervos de La Rioja.

Teniendo en cuenta que nos encontramos en los albores de la investigación, solicito la entrega de Shamira en carácter de depositario judicial, pero con la intención de darle a futuro un hogar a la elefanta de mención.

La figura del depositario judicial puede ser definida en pos de las consideraciones del art. 1356 del CCyCN que manifiesta que “hay contrato de depósito cuando una parte se obliga a recibir de otra una cosa con la obligación de custodiarla y restituirla con sus frutos.”

Va de suyo que no estamos ante la figura ordinaria de depósito, pues no tiene naturaleza contractual, sino de una medida de carácter procesal que puede ser ordenada por un juez en el marco de una causa, destinada a asegurar el cumplimiento de la decisión judicial que ponga fin a la controversia de la que nace, siendo su propósito, en definitiva, una medida de aseguramiento de la cosa.

Partiendo de su naturaleza, la jurisprudencia ha señalado que le son aplicables en subsidio las reglas referidas al contrato de depósito, aunque destacando que ello no implica asignar a la guarda judicial la naturaleza de un contrato. En consecuencia, la guarda constituye la obligación ppal. Y definitoria del depósito, y ello implica, en su acepción primaria, conservar la cosa depositada en el mismo estado físico en que fue entregada (Ricardo L. Lorenzetti, “Código Civil y Comercial de la Nación comentado”, t. VII, pág. 169).

Lo que esta parte auspicia al solicitar la entrega de Shamira bajo la figura del depositario judicial es la de asegurar el bienestar y la integridad de la elefanta.

PRUEBA:
Se acompaña la siguiente prueba documental:
a) Acta Constitutiva de la Fundación Tekove Mymba.
b) Resolución 691/19 de la Secretaría de Producción
c) Habilitación de la Secretaría de Gobierno de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación
d) Resolución-2020-321-APN-MAD del Ministerio Nacional de Desarrollo y Ambiente Sostenible
e) Recortes periodísticos que dan cuenta de las denuncias formuladas por vecinos que el Ministerio de Desarrollo y Ambiente Sostenible informó conocer
f) Petición de change.org que da cuenta de que Semino se negaba a permitir los estudios veterinarios para Sharima, tendientes a verificar su verdadero estado de salud.

SOLICITA MEDIDAS DE PRUEBAS:
A fin de dar inicio a esta investigación, solicito se sirva requerir al Ministerio de Desarrollo y Ambiente Sostenible de la Nación, remita a la brevedad toda la documental con que cuente acerca de las denuncias e irregularidades advertidas respecto al trato que el Zoo de Luján le propinaría a los animales que allí habitan.

Asimismo, solicito se sirva disponer el inmediato allanamiento de las instalaciones del Zoo Luján a efectos de constatar el estado de Shamira y el resto de los animales allí alojados, y la excavación del recinto de los elefantes, a efectos de exhumar los restos de Arly.
Ello, con el fin de constatar la causa de la muerte de la elefanta y las condiciones en que fue sepultada; permitiendo echar luz acerca del verdadero destino del animal.

PETITORIO:
En virtud de las consideraciones vertidas ut supra, solicito:
1. Tenga por formulada la denuncia y por constituido el domicilio denunciado.
2. Tenga por presentada la designación del patrocinio.
3. Se me tenga por parte querellante en los presentes obrados.
4. Se me cite a ratificar y ampliar, en su caso, los dichos aquí expuestos a través de los medios tecnológicos que considere oportunos atento a la situación excepcional de pandemia que nos atañe.
5. Solicito se lleven a cabo las medidas probatorias requeridas en esta presentación.
6. Se haga entrega de Shamira en carácter de depositario judicial, a fin de que sea alojada en el predio de la fundación Tekove Mymba.

                         Proveer de conformidad que, 
                         ES JUSTO.

Deja un comentario