¿Como escapar del infierno tributario argentino? #Entrevista a Martín Litwak

¿Como escapar del infierno tributario argentino? #Entrevista a Martín Litwak

Martín Litwak, autor de “Como protegen sus activos los mas ricos y por que deberíamos imitarlos” se desempeña actualmente como CEO de Litwak & Partners, una boutique de servicio legales especializado en planificación patrimonial internacional, intercambio de información, amnistiás fiscales, estructuración de fondos de inversión y finanzas corporativas.

En 2017, Litwak funda el primer “family office” concentrado en aspectos legales fiduciarios e impositivos, desde donde atiende a latinoamericanos que califican como “ultra high net worth” o institucionales que poseen activos distribuidos en todo el mundo.

P.D.: ¿Qué es la carga fiscal y que deberíamos hacer para ahorrar?

M.L.: La carga fiscal es la suma de impuestos que debe abonar una persona de acuerdo con el país en el cual posea su residencia fiscal, los ingresos que obtenga, los activos que haya logrado ahorrar y las actividades que vaya desarrollando.

Mientras que en países “normales” existen una decena de impuestos diferentes, en Argentina hay más de 160, lo cual obviamente hace prácticamente imposible el ahorro.

La mayor parte de las personas y familias que tienen un patrimonio importante, es porque ahorraron en el pasado, cuando la carga fiscal – que siempre fue alta – era al menos más razonable.

Hoy, no solo es prácticamente ahorrar dinero pagando todos los impuestos que existen en el país sino que los nuevos impositivos que se han venido incorporando en los últimos años atacan el ahorro y la inversión y fomentan el consumo.

Ningún país creció jamás con un sistema impositivo como el argentino.

P.D.: Explíquenos cómo es esa idea de que los países que menos impuestos cobran son más competitivos

M.L.: Es en realidad algo sencillo de explicar.

Cuando una empresa analiza invertir en un país lo primero que revisa es si existe mercado para sus productos, quienes son sus competidores, etc.

Determinada la conveniencia de invertir desde un punto de vista del plan de negocios de la compañía, se pasan a analizar dos cuestiones fundamentales: la seguridad jurídica que ofrece el país donde se va a invertir y la presión fiscal que existe en el mismo.

En el caso de Argentina, la seguridad jurídica es escasa y la presión fiscal a nivel corporativo es la segunda más alta del mundo, ubicándose por encima del 100% de las ganancias de una empresa.

Esto quiere decir que si una empresa que funciona en Argentina paga todos sus impuestos en tiempo y forma, sus accionistas deben aportar plata si o si para que pueda seguir funcionando.

P.D.: ¿Es posible registrar una empresa en el Estado de Delaware (EE UU) y abrir una cuenta bancaria por internet?

M.L.: Es mucho más sencillo “abrir” una sociedad que una cuenta bancaria; no solo en Estados Unidos sino en muchas otras jurisdicciones. Y cada vez va a ser más rápido y más sencillo, como sucede en todas las industrias.

El tema de la cuenta bancaria es más complicado y en general no recomendaría hacerlo con una sociedad constituida en el Estado de Delaware sino en otro.

P.D.: ¿Cómo se pierde la residencia fiscal en Argentina?

M.L.: La residencia fiscal argentina se pierde de dos maneras:

(a) al permanecer en el exterior por un periodo mayor a doce meses, continuo o discontinuo, sin estar en Argentina – durante dicho periodo – por un plazo mayor a los 90 días; o

(b) al obtener residencia permanente en un país extranjero de acuerdo con las normas migratorias de dicho país.

La pérdida de la residencia fiscal argentina, en cualquiera de dichos supuestos, hay que comunicar a la AFIP y también hay que darse de baja en los impuestos respectivos designando, si correspondiera, un responsable sustituto.

En el primer caso, hay que presentar el pasaporte u otro documento fehaciente que acredite la salida y permanencia fuera del país durante el plazo legal previsto.

En el segundo, mediante certificado de residencia emitido por la autoridad competente del Estado extranjero de que se trate,

Por lo general, una vez perdida la residencia fiscal argentina, la misma no se recupera en tanto el sujeto en cuestión no esté en Argentina más de 180 días. Pero no es esa la única manera de recuperarla. Otras cuestiones a tener en cuenta serían no tener el centro de intereses vitales en Argentina y tampoco pasar más días en Argentina que en aquel país del cual se dice ser residente fiscal.

En definitiva, la mudanza internacional solo sirve como herramienta de planificación patrimonial cuando la misma es real.

Quien no esté dispuesto a mudarse en serio a otro país, no debería perder su tiempo analizando la obtención de una nueva residencia fiscal.

untitled-slc.com
Miami

Un pensamiento en "¿Como escapar del infierno tributario argentino? #Entrevista a Martín Litwak"