Se realizó la ceremonia inaugural de la 45ª Feria Internacional del Libro de Buenos Aires

Se inauguró la fiesta del libro más importante de América Latina, con seis discursos el último a cargo de Rita Segato. Serán casi tres semanas con casi mil quinientos actos culturales, la presencia de 40 países, Barcelona como Ciudad Invitada de Honor y 45.000 metros cuadrados de predio expositor.

Rita Segato se refirió a las “Virtudes de la desobediencia” en un discurso ovacionado.

  • El sábado 27 será La Noche de la Feria con la presentación de la cantante catalana Silvia Pérez Cruz en la pista central del predio ferial La Rural. Entrada gratuita desde las 20 hs.
Se realizó la ceremonia inaugural de la 45ª Feria Internacional del Libro de Buenos Aires

Buenos Aires, 25 de abril de 2019.- Inició formalmente la 45ª Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, organizada por la Fundación El Libro. Alrededor de ochocientas personas asistieron a la gran ceremonia inaugural que se realizó en la sala Jorge Luis Borges -Pabellón Frers- del predio ferial La Rural. El acto contó con la presencia de autoridades de la Ciudad, de la Nación y de Barcelona, Ciudad, Invitada de Honor 2019. Una 800 personas presenciaron el acto.

«Tratamos de apelar con calidad y atractivo a los numerosos públicos lectores que existen y asisten, a quienes les interesan tanto la literatura en todas sus manifestaciones, como la ciencia, la historia, la política, la educación, los temas espirituales, las cuestiones de género, el cómic, convocándolos con propuestas específicas. Y también pensamos en los intereses por edad, sobre todo en el caso de niños y jóvenes”, destacó María Teresa Carbano, Presidenta de la Fundación El Libro.

En representación de Barcelona, Iolanda Batallé, Directora del Instituto Ramon Llull, leyó las palabras de Mariàngela Vilallonga Vives, Consejera de Cultura de la Generalitat de Catalunya, en las que destaca los lazos entre la capital argentina y la catalana: “Nunca olvidamos que fue aquí, en Buenos Aires, donde muchos catalanes exiliados después de la Guerra Civil española, encontraron no sólo cobijo, sino un entorno de oportunidades. Queremos subrayar una simetría indiscutible: tanto Barcelona como Buenos Aires, cada ciudad desde su entorno continental específico, juegan un importantísimo papel catalizador en materia cultural y literaria”.

La vocería del Ayuntamiento de Barcelona la tomó Joan Subirats Humet, su Comisionado de Cultura. “Buenos Aires y Barcelona son ciudades cercanas por condiciones históricas, la relación literaria y cultural entre ellas ha sido muy importante. Tuvimos el reto de trasladar la densidad cultural de Barcelona, capital editorial de la lengua castellana, a un estand hecho con muchísima emoción. Traemos, de la mano del libro, una Barcelona que nos enorgullece mostrar al mundo: un espacio de libertad, una ciudad abierta, de diálogo, un espacio generador de cultura y de literatura”, dijo.

Enrique Avogadro, Ministro de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires, felicitó a la organización de la Feria. “Debemos agradecer a todos los que hacen que esta sea una gran ciudad de editores y escritores, un lugar que es una síntesis de la cultura diversa de Buenos Aires”, expuso.

“Mis felicitaciones a la Fundación El Libro, a las cámaras que la integran, felicitaciones por haber elegido a una ciudad como Barcelona, deseo que tengan una muy buena feria”, expresó a su vez Pablo Avelluto, secretario de Cultura de la Nación.

La reconocida antropóloga Rita Segato estremeció a los participantes de la ceremonia con el discurso de apertura titulado Las virtudes de la desobediencia donde hizo una enumeración de ocho desobediencias. Citó a Elizabeth Costello, protagonista de la novela homónima del Premio Nobel de Literatura J. M. Coetzee, a quien considera un ángel de la guarda para quienes no se sienten felices con las formalidades, destacando su permanente acto de desobedecer, su distracción de la norma.

“A mis estudiantes de Antropología les he preguntado muchas y muchas veces, a lo largo de muchos años, por qué estudiamos cómo la cultura nos hace ser de determinada manera, los formatea, en lugar de estudiar cómo, a pesar de la cultura a la cual supuestamente “pertenecemos”, cada uno de nosotros puede ser único, irrepetible, diferente. La estrella guía de la humanidad es, precisamente, su capacidad de desvío, capacidad a la cual le debemos nada menos que la historia”, dijo.

Los aplausos resonaron y anticipan el éxito de una feria que lleva 45 ediciones ininterrumpidas, de una propuesta cultural con representación de 40 países y que convoca a más de un millón de lectores.

Toda la información de la feria en www.el-libro.org.ar