Gabriel Zanotti: Personalidad destacada de la ciencia

El Lunes 15 de junio de 2015, en el Salón Presidente Alfonsín de la Legislatura Porteña, dando cumplimiento a lo establecido por la Ley 5.111 de la C.A.B.A., se realizó el acto de Declaración de Personalidad Destacada de la Ciencia de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires al filósofo y epistemólogo Gabriel Zanotti.

Gabriel Zanotti: Personalidad destacada de la ciencia

La iniciativa para esta ley fue de los diputados Cecilia de la Torre (Pro) y Héctor Huici (Pro), quienes reconocieron la labor académica del filósofo y epistemólogo, por haber «divulgado las ideas de la libertad», con un «estilo afable y riguroso».

La autora del Proyecto, Dip. Cecilia de la Torre, abrió el acto señalando que si hay alguien que merecía este reconocimiento, ese era Gabriel Zanotti. Relató que conoció personalmente a Zanotti en 1983 pero que lo quería conocer desde 1981, cuando buscando un libro sobre economía política encontró su libro «Introducción a la Escuela Austríaca de Economía», ejemplar que trajo consigo y exhibió a los presentes, y que la sorprendió tanto porque, además de ser brillante, había sido escrito por alguien que tenía su misma edad, en ese entonces Zanotti tenía 18 años y ella 17. Posteriormente se conocieron en un curso que daba Mariano Grondona en la Editorial Ateneo, sobre «Las ideas de la Libertad», y luego de un tiempo ambos fueron adjuntos, durante varios años, en la cátedra de Teoría del Estado de Mariano Grondona.

Señaló que Gabriel Zanotti es un gran profesor y que alguien que tiene como libros preferidos «Suma contra gentiles» de Santo Tomás y «La acción humana» de Von Misses, es alguien especial. Porque no sé si todavía se puede compatibilizar pero ha dedicado toda una vida a conciliar el liberalismo con el cristianismo, y tal vez lo logre.

Finalizó recordando algo que dijo en ese libro, cuando tenía 18 años: «Lo que guía el conocimiento es la prudencia, la razonabilidad y, sobre todo, la tolerancia» y remarcó  que no conoce a nadie más tolerante que Gabriel Zanotti. Es tan tolerante que es imposible pelear con él.

Por su parte, el Diputado Héctor Huici señaló que «Gabriel Zanotti ha dedicado su vida académica a la filosofía y la epistemología, estudiando a la economía como la ciencia que analiza la acción humana referente a la relación entre fines y medios escasos, susceptibles de usos alternativos».

«Ha demostrado con su obra la compatibilidad entre las ideas de libertad y mercado con el pensamiento cristiano. Ha puesto en su justo medio las nociones de bien común e interés general frente al interés particular y la libertad individual, a menudo resuelta con asombrosa ligereza a favor del primero sin reparar en que estamos siempre ante intereses sociales igualmente relevantes».

«La forma más duradera del poder es el dominio de las ideas. La normalidad se dará en la Argentina cuando en su clase dirigente y su sociedad prevalezcan las ideas de libertad que, con sus matices, hicieron grande a nuestro país», finalizó Huici.

Luego de la ceremonia formal en la que se dio lectura al texto de la Ley que lo declaró Ciudadano Ilustre y se le entregó el correspondiente diploma, el homenajeado agradeció la distinción a los diputados que impulsaron el proyecto y a los presentes y se mostró sorprendido por los elogios recibidos de sus colegas y alumnos que hicieron uso de la palabra, por haber ejercido la docencia respetando al alumno, preguntándose:  «¿hay otro modo de hacerlo? Qué cruel es este mundo para que algo tan obvio deba ser destacado como excepcional».

Reflexionó sobre lo acertado que consideraba haber sido ubicada la actividad del filósofo y epistemólogo dentro del ámbito de la ciencia, porque habitualmente se la ubica dentro de un amplio concepto de cultura pero, en realidad, el filósofo analiza la naturaleza, la vida y de algún modo su aporte es a la ciencia, que engloba todo el saber y no tiene por qué ser compartimentado. Además, expresó que la ciencia es algo muy divertido.

«Otra cosa que no ha sido divertida, y bajando el tono y a modo de autocompasión, debo decirlo, porque soy creyente, ha sido, es y será siempre una cruz, es el tema de compatibilizar el liberalismo con el catolicismo. Lo he cumplido y lo seguiré cumpliendo. No me ha tocado la mejor época. Pero lo seguiré cumpliendo, siempre. Obviamente, yo siempre digo que no hay contradicción entre liberalismo y catolicismo porque está el tema de la raíz judeo cristiana de ciertas ideas fundamentales como el respeto a la persona, que va más allá de sistemas políticos concretos o detalles técnicos.»

«Por último, quería decir que estamos en un salón que se llama Raúl Alfonsín -nadie pensó que yo iba a decir esto – y más allá del debate sobre su persona, significó en su momento la recuperación de la democracia, y no solamente la democracia, sino la democracia republicana, constitucional, representativa y federal, pero nunca la hemos tenido, y yo me pregunto si en estos momentos tan aciagos y delicados que estamos viviendo no será el momento de intentar, a ver si alguna vez podremos vivir en una democracia republicana, representativa y federal, trabajando para ello cada uno desde su ámbito.»

      

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *