Los pronósticos sobre el nuevo presidente y el debate sobre la macroeconomía del 2016

Los últimos dos paneles del Congreso Económico Argentino (CEA), durante la segunda jornada realizada en el hotel Hilton de la ciudad de Buenos Aires ayer miércoles 18 de marzo, se dedicó al análisis político y económico del próximo gobierno que asumirá el 10 de diciembre. Organizado por Invecq Consulting, el CEA se llevó a cabo dentro de la Expo EFI, Exposición Argentina de Economía Finanzas e Inversiones, que convocó este año más de 7 mil personas.

De este modo, a primera hora de la tarde, los analistas políticos Mariel Fornoni, socia fundadora de Management & Fit, y Rosendo Fraga, presidente del Centro de Estudios para la Nueva Mayoría, junto a los periodistas Carlos Pagni, columnista del diario La Nación, y Marcelo Longobardi, conductor de Cada Mañana, por Radio Mitre, reflexionaron sobre las posibilidades de los tres principales candidatos a presidente de la Nación y sobre los desafíos de gobernabilidad.

Mariel Fornoni presentó en primer término los resultados de su última encuesta de intención de voto, aclarando que las próximas elecciones representan “un plebiscito entre el cambio y la continuidad”. Según el último sondeo que presentó, de febrero pasado, los números son los siguientes: “Mauricio Macri, 27%; Daniel Scioli, 22%, y Sergio Massa, 18%”. Al respecto también aseguró que “Macri crece; Scioli se mantiene, y Massa viene perdiendo caudal de intención de voto”.

Acto seguido, Rosendo Fraga analizó los posibles escenarios de gobernabilidad de sendos gobiernos de Mauricio Macri y Daniel Scioli, a su juicio los dos candidatos con más posibilidades de ganar las elecciones. “Si gana Macri, va a tener minoría en el Congreso, la provincia de Buenos Aires en manos de un gobernador peronista y el Banco Central, la Inteligencia y la AFIP con su actual conducción. Si no logra una coalición con una parte importante del peronismo se le va a hacer muy difícil”, subrayó. También especuló que “si gana Scioli, el Congreso no le va a dar la Emergencia Económica y el kirchnerismo va a tratar de mantener el poder”. De hecho, agregó que “en cualquier caso, la gobernabilidad es un tema a conquistar”. En definitiva, sostuvo que “si el próximo presidente intenta gobernar como los Kirchner se va a equivocar. Por lo tanto, va a tener que pensar antes en la política que en el poder. El desafío es reinstitucionalizar el país”.

Carlos Pagni tomó la palabra para describir cómo la lógica de la campaña ya está determinando los problemas del próximo gobierno. Al respecto indicó que la presidente Cristina Fernández de Kirchner “decidió radicalizarse” y “replegarse sobre su base electoral”, para evitar “un fin de ciclo”. Entonces, “ése es el principal problema del peronismo incluso con Scioli”. El objetivo de la presidente, continuó, “no es poner un presidente sino conservar el poder como un caudillo”.

El cierre del panel quedó a cargo de Marcelo Longobardi, quien ejercitó un análisis del escenario “astrológico” de los candidatos, según sus propias palabras, con el propósito de identificar si el contexto combina con sus personalidades. Respecto de Macri, precisó por un lado que parece estar dándose su tesis de que “alguna vez, la sociedad se iba a hartar del peronismo”. Y por otro, que es la primera vez que un contexto favorable lo encuentra “enfocado en la acción política”. Por ello, señaló la primera coincidencia entre contexto y sujeto. Con relación a Massa, analizó un “fenómeno inverso”. Es decir, “un nivel de determinación personal importante, pero con un contexto que no lo favorece porque no ha generado confianza entre sus propios colegas políticos”. Finalmente, en el caso de Scioli, también indicó que “los factores personales juegan un papel crucial, pero el contexto le es adverso”. Por eso, concluyó, “la combinación parece beneficiar a Macri”.

El cierre del congreso estuvo a cargo de los referentes económicos de los tres espacios que se disputan el poder en las próximas elecciones presidenciales. Así desfilaron por el escenario el diputado y ex viceministro de Economía kirchnerista Roberto Feletti; el economista de cabecera del massismo Ricardo Delgado, y su par del macrismo Carlos Melconian.

Roberto Feletti destacó que “el gobierno va a entregar una economía desendeudada en dólares y sobreexpandida”, a pesar de admitir que, desde hace tres años, el país “atraviesa la restricción externa”, debido a que “nuestros socios comerciales, Brasil y la Unión Europea, expresan debilidad”, a “los abultados vencimientos de deuda” y al “déficit energético”. En conclusión, señaló que “el gran éxito del gobierno fue no permitir que la falta de divisas impacte sobre la actividad económica, sosteniendo los estímulos a la demanda”. Y remató afirmando que “cualquier ajuste va a provocar una caída de la actividad”.

A continuación, Ricardo Delgado subrayó que “la Argentina del futuro se construye a partir de la inversión”. De hecho, indicó que “el cepo es a la inversión, porque al limitar la financiación de importaciones y de proyectos de inversión condena al país al estancamiento, como viene ocurriendo desde el 2012”. Para impulsar las inversiones, afirmó que es necesario que “nuestra economía esté integrada al mundo”. Al respecto, postuló un modelo de “apertura inteligente, no a los capitales especulativos de corto plazo, sino que brinde reglas claras para que venga la inversión extranjera directa”. Finalmente, puntualizó que “para crecer al 5% anual de manera sostenida se necesita duplicar la inversión en infraestructura hasta 40.000 millones de dólares”.

Carlos Melconian fue el último orador del congreso. Luego de afirmar que viene necesariamente una “lógica diferente en la Argentina”, señaló los problemas que va a encontrar como herencia el próximo gobierno. Criticó el estancamiento, la cataratas de dólares que se esfumaron, la gran emisión con poco crédito, el desendeudamiento con más deuda y el déficit energético. Entre sus frases más fuertes, aseguró que el Banco Central está “en quiebra”, pero intentó tranquilizar señalando que “el dólar no va a valer 50 pesos cuando se levante el cepo cambiario”. Coincidió con su antecesor en que “el mayor desafío es reavivar el proceso de inversión privada”, para lograr “un país normal, que es lo que demanda la sociedad, con mayor institucionalidad, racionalidad y reconciliación”.
                                                                                                                                      Cabe señalar que la segunda jornada del CEA también contó con un panel dedicado al rol del Estado en el desarrollo económico argentino. Disertaron Dante Sica, fundador de Abeceb, quien destacó la importancia de contribuir a la competitividad de la producción argentina; Marcelo Capello, presidente del IERAL de la Fundación Mediterránea, que se refirió a los cambios necesarios para corregir el déficit fiscal; Agustín D’atellis, titular de La Gran Makro, quien destacó el papel del gasto público como redistribuidor del ingreso, y el diputado Claudio Lozano, que criticó que la Argentina no logró dejar atrás un modelo en el que “la soja financia una armaduría industrial con problemas de competitividad, bajos salarios y problemas ambientales”.