Desde el 21 de febrero regresa "El soldadito de plomo"

En manos del titiritero solista Omar Álvarez y con la narración el off del gran Alfredo Alcón, el 21 de febrero regresa a Buenos Aires la multipremiada puesta para títeres de “El soldadito de plomo”, uno de los cuentos más bellos del autor danés Hans Christian Andersen, con dirección de Rafael Curci.

El espectáculo, que a lo largo de quince temporadas realizó más de treinta giras internacionales por países de Asia, Europa, América y África, se presentará los sábados y domingos en la Sala González Tuñón del Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini.

Con una delicada puesta en escena, cargada de sensibilidad y profunda poesía visual, “El soldadito de plomo” cuenta con la conmovedora interpretación en off de Alfredo Alcón, quien realizó las distintas voces y la narración del cuento, grabadas para su estreno en 1999. Su participación, sumada al sugerente despliegue de Omar Álvarez en escena, convierte a la pieza en una experiencia teatral única y, al mismo tiempo, en un homenaje.

Tras haber compartido, en los comienzos de su carrera, escenario con Alcón en el Teatro San Martín, fue Omar Álvarez quien lo convocó al proyecto: “Alcón, con su inmenso talento logró desentrañar la profundidad y riqueza completa de un cuento tan atractivo como sencillo. Los matices con que dio vida al relato nos conectaron con la obra de un modo diferente, más humano y sensible. En su voz, el amor es más sublime; el miedo más frío, y la valentía es más gloriosa. La palabra dicha en la voz de Alfredo Alcón sugiere un universo de imágenes poéticamente bellas. Alfredo le dio vida a la historia, de un modo estremecedor, que remite a la emoción que siente un nene, cuando su abuelo se sienta a los pies de la cama para llenarle el corazón con el relato de un cuento. Este espectáculo no deja de sorprenderme y llenarme de satisfacciones como intérprete. Hoy, a quince años de su estreno, tras tanto recorrido y sin Alfredo, siento el honor del legado de su talento, ahora vivo en mis manos de titiritero, en un retablo de títeres.”

El soldadito de plomo es una parábola de la vida llevada al mundo candoroso e infantil de los juguetes. Su protagonista, un soldadito con una sola pierna, no solo está dotado del carácter y el temperamento que tiene que tener un soldado; posee además un corazón tierno y excesivamente romántico que le confiere en cada pulsación el valor para enfrentar las adversidades, con el ímpetu y la fortaleza de un noble guerrero.

Creado con una estética que remite a juguetes del siglo XIX, el espectáculo se acerca al concepto de teatro de objetos, despliega sus escenas una a una, como las páginas de un libro de cuentos, y transporta al espectador a la época en que vivió el autor del relato.

Por: Ivana Martinez

Deja un comentario