Sáez, un mirar habitado

El 20 de noviembre de 2014 se presentará en el Museo Nacional de Artes Visuales (MNAV) de Montevideo la muestra Sáez, un mirar habitado.

Carlos Federico SáezNace en Mercedes, Soriano, el 14 de noviembre de 1878, en el seno de una familia de alta condición social.
Saéz dibuja y pinta como autodidacta desde la niñez dando muestras de una inusual precocidad. A los trece años se traslada a Montevideo concurriendo a las clases de pintura del profesor Juan Franzi, en la misma época presenta sus trabajos a la exigente mirada del artista Juan Manuel Blanes quien aconseja que el joven Sáez consolide su formación en Italia. El gobierno uruguayo otorga una beca de estudios al artista de sólo 14 años de edad. Se inicia de esta forma un periplo de siete años de estadía europea quedando bajo la tutela de Daniel Muñoz, Ministro uruguayo en Roma. Sáez concurre un tiempo a la Academia de Bellas Artes en Roma, pero pronto se enrola en las nuevas corrientes de la pintura italiana finisecular de clara postura antiacadémica. Frecuenta el taller de varios pintores, instala en 1896 el suyo en la Via Margutta y participa de varias exposiciones. Prolonga su estadía europea renovando su beca estatal. Sus envíos de pensionado lo van delatando como uno de los más originales exponentes pictóricos de fin de siglo. Su “manera” se vincula con el movimiento de los “macchiaioli”. A propósito de esta postura el crítico Angel Kalenberg nos dice: “Por intermedio de la macchia, técnica que suponía un cierto dinamismo en el trazo, logró superarse la operática y la parálisis a las que había sucumbido la Academia. El procedimiento fue empleado, casi exclusivamente, para pintar paisajes, escenas de género y retratos; a éstos Sáez les dedicó ardorosa, infatigablemente, su vida” (Angel Kalenberg, “Seis maestros de la pintura uruguaya” Mosca Hnos. S. A., Montevideo, 1987). Sáez pinta rostros eligiendo a sus modelos sin trabajar por encargo; a veces modelos profesionales, en la mayoría de los casos personajes con los que tiene fuertes vínculos: su familia, sus amigas, sus amigos. No pinta grupos, retrata individuos en soledad. A excepción de sus dibujos, no pinta desnudos. Dibuja con el pincel y la mancha gobierna el contorno. Su pincelada rápida da a sus figuras la sensación de ser captadas en un instante. Los fondos ostentan una generosidad matérica que generan un contrapunto de atención con la figura generalmente organizada en forma piramidal.Al decir del crítico José P. Argul, Sáez es un “espectador genial del 1900. (…) conserva intacta la frescura del “vero” (…) este pintor que agrega con sus modelos más próximos de familiares y amigos una excepcional nota de mundanismo elegante, incluso de dandysmo” (José Pedro Argul “Sáez”). Regresa a Montevideo en 1900. Ya enfermo, interviene en el concurso de afiches para el carnaval montevideano organizado por el Ateneo de Montevideo; lo gana. Muere a los 22 años, el 4 de enero de 1901.

Carlos Federico SáezCarlos Federico Sáez
Carlos Federico SáezCarlos Federico Sáez

Las obras de Sáez pueden verse en el Museo Nacional de Artes Visuales, Museo Juan M. Blanes y en el Museo Eusebio Giménez de su ciudad natal.

Saéz, un mirar habitado

Inauguración 20 de noviembre de 2014 a las 19:00 horas
La muestra podrá visitarse hasta el 2 de marzo de 2015 en el Museo Nacional de Artes Visuales. (MNAV). Tomás Giribaldi 2283 esq. Julio Herrera y Reissig – Parque Rodó – Montevideo – Uruguay

netmedia argentina

Deja un comentario