Con dirección de Federico Ponce se estrena Apenas el fin del mundo de Jean-Luc Lagarce en Elkafka Espacio Teatral

El próximo viernes 15 de agosto sube a escena Apenas el fin del mundo de Jean-Luc Lagarce con dirección de Federico Ponce. La obra es una alternativa que el dramaturgo francés utiliza para indagar sobre el funcionamiento de la comunicación y los cambios de paradigmas socioculturales a finales del siglo XX. Para esto, el autor apela al discurso poético como herramienta fundamental. Quizás su objetivo es despertar en el espectador la sorpresa, la complicidad de lo conocido, de lo previsible. Apenas el fin del mundo se puede ver los viernes a las 23hs. en ElKafka Espacio teatral, Lambaré 866.

Sinopsis
Después de muchos años de ausencia, el protagonista, Louis, llega para anunciar a su familia su muerte cercana, rendir cuentas y arreglar asuntos pendientes antes de desaparecer. Demasiados malentendidos, frustraciones, celos y rencores surgieron durante su ausencia, apenas interrumpida por algunas tarjetas postales.

Sobre la obra
En Apenas el fin del mundo el protagonista, Louis, regresa al mundo de los vivos para narrarnos su último viaje a la casa de sus padres, después de 10 años de ausencia, con el objetivo de anunciarles su muerte cercana e irremediable. Allí lo esperan su madre, su hermana menor Suzanne y su hermano Antoine junto a su mujer Catherine. El reencuentro imaginado no existirá. En su lugar encontraremos malentendidos, reproches, supuestos, temores y las equivocaciones por parte del entorno familiar. Esto distanciará las relaciones y  hará que retome la vuelta, como llegó, sin poder comunicar su secreto.    

El lenguaje posee características relevantes y llamativas. Una de ellas es volver la palabra un elemento errante, ya que los términos pasan de un personaje a otro, lo reiteran, lo corrigen, preguntan sobre él y lo cuestionan. Otra particularidad es la reiteración de diversos términos y la conjugación del verbo en tiempos pasados, quizás en la búsqueda de una musicalidad y un  ritmo propios de un lenguaje cotidiano que lo distancien del aquí y ahora, de la vida moderna. También se destacan las reiteraciones de signos ortográficos (paréntesis, guiones, puntos suspensivos, comillas), vocablos  y  frases.

Se puede interpretar que la palabra remitiría a un paraíso perdido. Podría ser un signo de incomprensión, ya que los personajes la utilizan pero luego de una búsqueda de la palabra correcta, adecuada, y que posibilite el encuentro con el otro. Encuentro que no llega a concretarse ya que el protagonista se va como llegó, sin poder compartir su secreto.

Una conclusión posible es que para Lagarce el entendimiento es muy complejo y parece imposible de lograrse: la lengua, más que ayudar, no podría dar cuenta de la realidad en la que estamos inmersos.

Ficha técnica:
Actúan: Flor Calvo Reiriz, Emilse Díaz, María Cristina Quevedo, Carlos Sims, Julián Vilar
Asistente de dirección: Zoilo Garcés
Diseño de Escenografía y Vestuario: Betania Rabino
Realización escenográfica: La Menesunda
Diseño de iluminación: Lucas Orchessi
Diseño sonoro: Gustavo Lucero
Diseño Gráfico: Mariano Marangón
Fotografía: Martín Paradiso
Prensa: Marisol Cambre
Producción general: Zoilo Garcés
Autor: Jean-Luc Lagarce
Traducción: Jaime Arrambide
Dirección: Federico Ponce
Supervisión artística general: Rubén Szuchmacher y Graciela Schuster

ElKafka Espacio Teatral | Lambaré 866 | CABA


Si te gustó, compartilo!

Deja un comentario